El primer reloj atómico de bolsillo

Hoptroff London venderá a partir de 2016 un reloj como los que determinan la Hora Universal Coordinada
-
Hoptroff London  -  (Foto: Hoptroff London)

Los relojes súper complicados son la más contundente demostración de maestría técnica. Hacer que un pequeño paquete calcule y entregue tanta información es una hazaña. Es prueba del afán humano por intentar tener dominio sobre todo. Uno de esos ámbitos es el tiempo que, si bien parece estar enteramente controlado, siempre hay margen para minimizar los errores. Así, observatorios y centros de mediciones oficiales en todo el mundo determinan su tiempo por medio de los relojes, como el de Observatirio Naval de EE.UU. en Washington o el NIST-F1 en Colorado. En el mundo hay unos 400 relojes atómicos, cuyas lecturas promedio determinan la Hora Universal Coordinada (UTC).

¿Pero a poco no sería genial tener un reloj atómico propio? A partir de 2016, será posible, gracias a Hoptroff London.

El Hoptroff 10 no sólo es un reloj súper complicado, lleno de agujas y escalas. Es el primer reloj en ser regulado por su propio sistema atómico. Preciso a uno y medio segundos cada 10 mil años, el Hoptroff 10 se concibió con un instrumento de navegación. Richard Hoptroff, director de la casa londinense, confirma que sólo construirá 12 piezas, que comenzarán a entregarse el año entrante.

El frente tiene 28 indicaciones que incluyen tiempo sideral, mareas, calendario fase lunar, ubicación, temperatura, presión y estado del dispositivo atómico. El reverso llevará otras 20, aún no divulgadas oficialmente por Hoptroff.

En cuanto al dispositivo atómico incluido, es semejante a los grandes de los laboratorios, sólo que en una escala diminuta y segura —no es que un reloj atómico sea inseguro, pero la palabra "atómico" tiene connotaciones un tanto discutibles—. El aparato mide las transiciones atómicas de cesio contenido en un diminuto vial. Un pequeño horno lo calienta a 130 grados Celsius y enseguida un láser lo excita y provoca la transición de los electrones. Con un resonador de microondas se bloquea esa frecuencia de transición; entonces la microcomputadora cuenta 4,596,315,885 transiciones para determinar la duración de un segundo. El procesador del reloj lee ese dato y ajusta el tiempo según necesite.

Este fascinante reloj atómico personal tendrá un costo de 100 mil libras (más de 2.5 millones de pesos). Casi nada.

También podría interesarte

 

 

 

Ahora ve
Fragmentado, la película de terror psicológico más esperada del año
No te pierdas
×