El Flying Tourbillon de Louis Vuitton

Esta nueva pieza pone a la casa francesa en las grandes ligas de la relojería
-
Cortesía Louis Vuitton  -  (Foto: Cortesía Louis Vuitton)

Famoso por sus icónicos bolsos y baúles con el monograma LV, la firma francesa asciende un peldaño más en la creación relojera y nos presenta el Flying Tourbillon - Poinçon de Genève, el primer ejemplar concebido enteramente por La Fabriqué du Temps Louis Vuitton, ubicada en Ginebra, Suiza, y dotado de la difícil certificación Poinçon de Genève –Sello de Ginebra–, donde la caja y el movimiento, así como cada uno de sus componentes, deben ser creados con extremo cuidado. El resultado: una pieza de toques contemporáneos pero apegados a la tradición relojera suiza, eso sí, con el sello distintivo de Louis Vuitton.

Destaca la “V” para la caja del tourbillon a las seis horas, mientras que la lectura de las horas y minutos se encuentra descentrada. Todo a través de un zafiro ahumado que le otorga detalles de elegancia y misterio al mismo tiempo. El calibre del Flying Tourbillon es de carga manual LV104. El sello de la certificación ginebrina puede verse tanto en la carátula como en la parte trasera de la pieza. La caja de 41 mm fabricada en platino 950 es un juego estético entre un círculo y un cuadrado, además de una correa de piel de lagarto azul marino y forrada con piel de ternera.

También podría interesarte

Ahora ve
No te pierdas