Una carátula construida con caoba

Es una colaboración entre IWC y Boesch
-
Portugieser Yatch Club  -  (Foto: Cortesía: IWC)

En la gran lista de contribuciones que tiene la manufactura de Schaffhausen destaca su asociación con la armadora de botes Boesch, creada en 1920 en Suiza. Su tradición y elegancia destacan por el uso de materiales como la caoba para el terminado de sus botes, y que la marca relojera ha estilizado para dar vida al Portugieser Yatch Club Chronograph Edition “Boesch”, y colocar este tipo de madera tanto en la carátula como en la parte trasera de la pieza.

 

Además, esta es la segunda ocasión que ambas firmas se unen para lanzar un reloj. La pieza anterior vio la luz en 2008. El nuevo ejemplar es una edición sumamente limitada a 150 piezas disponibles exclusivamente en Suiza, que ofrece un movimiento de cronógrafo flyback con fechador, impulsado por el movimiento automático 89361 con reserva de marcha de 68 horas. La caja es de acero con una dimensión de 43.5 mm, su correa es de piel de lagarto revestida con caucho y cierre desplegable en acero.

También podría interesarte 

Ahora ve
Conoce los detalles de "La Bella y La Bestia"
No te pierdas
×