Whisky para mexicanos

Johnnie Walker homenajea a México con tres botellas: Guerrero Águila, Guerrero Serpiente y Guerrero Jaguar
-
Foto de Marc Fauche  -  (Foto: Foto de Marc Fauche)

A lo largo de la nuestra vida, hemos escuchado hazañas de grandes guerreros que han marcado la historia, pero ¿qué define a un guerrero? ¿Es el título? ¿O tal vez el legado que dejó? ¿Quizá el sueño insaciable de lograr lo imposible?

Si buscamos en la Real Academia de la Lengua Española, el significado de la palabra "guerrero" es referido a temas bélicos. Sin embargo, si quisiéramos definir un vínculo más actual, tendríamos que hablar del espíritu de una persona que lucha por sus convicciones y que jamás se da por vencida.

Siempre hemos escuchado leyendas de estos personajes que marcaron la historia. De Espartaco a Alejandro Magno, pasando por el orgullo de Escocia, William Wallace, y el de México, Miguel Hidalgo. En años más recientes, podemos hablar de otros guerreros, como Gandhi, la Madre Teresa de Calcuta o Rigoberta Menchú. Incluso entran en esta descripción nombres como el de Steve Jobs o Stephen Hawking. Todos ellos aferrados a sus ideales y dejando huella a su paso por la historia.

Entendemos entonces que no se trata únicamente de las habilidades para la guerra, sino del espíritu con el que enfrentan cada circunstancia de la vida, al tiempo que dejan un legado.

NO SER VENCIDOS

En la historia de México hay un gran linaje de guerreros que ha heredado en la sangre de los mexicanos ese gen para no ser vencidos.

Durante la plenitud del imperio azteca, una élite de guerreros marcó la historia de esta civilización. En su periodo más brillante, fueron tres: el Guerrero Águila, el Guerrero Serpiente y el Guerrero Jaguar.

La élite que representaba esta fuerza guerrera no sólo eran personas con habilidades bélicas. Su rango de influencia era tan grande que sus decisiones afectaban la política y la economía del Imperio. A fin de cuentas eran responsables de formar, paso a paso, el legado azteca.

Los mexicanos somos la herencia de este pueblo guerrero. La cultura azteca nos representa y a ella le debemos nuestras raíces. Esos vínculos innegables hoy forman parte de nuestro orgullo cultural. México es clara muestra de que, a pesar de las adversidades, jamás se da por vencido.

Nombres como Sor Juana Inés de la Cruz, José María Morelos, Benito Juárez, Frida Kahlo y David Alfaro Siqueiros son sinónimos de guerreros. Y también los mexicanos que tienen claro su ADN: no rendirse y seguir adelante.

DE GUERRERO A GUERRERO

Escocia comparte el espíritu guerrero con México. Basta ver a uno de los hombres más reconocidos de la historia escocesa, William Wallace, que inició la lucha por los derechos de su pueblo y  el reconocimiento de la región contra la ocupación inglesa. Años más tarde, en 1800, nació otro guerrero escocés que se convertiría en ícono del progreso. John Walker fue un hombre que cambió la forma de hacer whisky y la compartió con el mundo. Desde su pequeña tienda en Kilmarnock, en 1820 creó una mezcla de whiskies que son el referente mundial de toda una nación.

Tras 195 años de historia y herencia, el legado de John Walker permanece. Johnnie Walker es la marca de whisky más grande e icónica del mundo con presencia en cerca de 200 países alrededor del mundo. Actualmente los maestros mezcladores de la marca transmiten, de generación en generación, el legado que dejó la familia Walker, que en 2020 cumplirá 200 años de ser pioneros, de ser unos auténticos guerreros. 

EL TRIBUTO

En el mundo de lujo hay elementos clave, como el tiempo, la artesanía y la historia, para la creación de una obra maestra. Como tributo a una cultura guerrera, Johnnie Walker Blue Label ha creado una edición especial llamada GUERREROS 2015, en colaboración con el artista mexicano Carlos Sego. El proyecto reinterpreta a los tres guerreros emblemáticos de la cultura azteca que, ahora más que nunca, siguen vigentes.

Cada botella de esta edición especial fue grabada a mano por artesanos escoceses inspirados por la interpretación del artista. Así, numeraron cada una de las botellas, del uno al 400.

Hoy, existen millones de mexicanos con la esencia y el espíritu de estos guerreros: ágiles como el Águila, inteligentes como el Jaguar y astutos como la Serpiente. Johnnie Walker Blue Label reconoce que en el destino de México está nunca ser vencido y quiere seguir caminando con el país. Hace siglos, México regaló el cacao y la vainilla y con ellos hizo entender los sabores y aromas desarrollados en nuestros whiskies.

Éste es nuestro homenaje para una cultura extraordinaria, es un honor tener tatuado el espíritu de México en nuestra piel.  Porque sólo un guerrero puede reconocer el espíritu inquebrantable de otro guerrero.

También podría interesarte

Ahora ve
Chumel Torres confirma segunda temporada con HBO
No te pierdas