Visitamos Speyside, la tierra del scotch

Recorrer sus carreteras es una manera infalible de descubrir una de las tradiciones más preciadas de Escocia
-
The Glenlivet Distillery (Foto de Pedro Aguilar Ricalde)  -  (Foto: The Glenlivet Distillery (Foto de Pedro Aguilar Ricalde))

1. Aberdeen

A esta ciudad del noreste escocés, la tercer más grande del país, se llega mediante un vuelo de menos de una hora desde Londres. Conocida como “La ciudad de granito”, debe su importancia a la industria petrolera y su producción de gas. Teniendo como marco edificios de estilo señorial y victoriano, la ciudad es un conveniente punto de partida con parques, jardines, galerías y una muy buena oferta de comida del mar.

Hotel recomendado: Malmaison

 

2. Speyside Cooperage

Para comprender la complejidad de un buen whisky es necesario comenzar por lo básico, es decir, por los toneles. Un tonelero debe pasar por un entrenamiento de cuatro a cinco años antes de ser contratado y suele ser un oficio que se transmite de una generación a otra.

En esta parada es posible observar a estos artesanos construir toneles desde cero –martillando, colocando madera y anillos, lijando– en cuestión de minutos. En una jornada, cada uno puede construir de 18 a 20 toneles de 250 litros que terminarán en alguna de las destilerías circundantes para enriquecer los destilados con el sabor de la madera. Las visitas guiadas son de lunes a viernes de 9 de la mañana a 4 de la tarde.

 

Leer: Apple le facilita la vida a los viajeros

3. Copper Dog

Las paredes de piedra, los muebles de cuero y madera, los trofeos de casa y la calidez de la chimenea son razones más que suficientes para visitar este restaurante –en el interior del hotel The Craigellachie– y disfrutar de la mejor comida y bebidas locales. Un sándwich de pulled pork, una pechuga de pato braseada o un filete de salmón son acompañantes ideales de una pinta de cerveza o un scotch

 

4. The Glenlivet Distillery

De los alambiques de esta destilería surge uno de los single malts más reconocidos del mundo. El tour guiado sin costo tiene una duración aproximada de 45 minutos a lo largo de los cuales se descubre el proceso de elaboración –desde la selección de la malta hasta la maduración en barricas– y la historia de una marca fundada en 1824. También se ofrecen catas con expertos y recorridos por los alrededores. Vale mucho la pena detenerse a orillas del río Livet a admirar el puente que inspiró el logotipo y el nombre que en gaélico significa “Valle del río Livet”.

Horario: Lunes a Sábado, De 9:30 a 18 horas; Domingo, De 12 a 16 horas. 

  

5. Gordon Castle

Este castillo del siglo XV, rodeado de jardines y en cuyos terrenos puede disfrutarse de días dedicados a la pesca o a la caza, está disponible para rentarse en su totalidad. Durante la estancia, el staff se encuentra a las órdenes de los huéspedes, quienes cada mañana pueden disfrutar de un desayuno escocés completo –con diferentes salchichas, huevos y pan– y comidas preparadas por el chef residente, recreando el estilo de vida de los lords del pasado.

También podría interesarte

Ahora ve
Entrevista con Ruby Rose ( xXx: Reactivado, Orange Is The New Black)
No te pierdas
×