Lo que tu trago dice de ti

Catalogamos el tipo de persona que eres según qué pides normalmente en la barra
-
Gin and Tonic  -  (Foto: Gin and Tonic)

AVISO: Esta es una nota humorística, cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia. O no. 

A todos nos gusta beber, a tus amigos, a tus padres, al vecino, a ti y a mí... Con excepción de aquellos abstemios de los que siempre debes desconfíar, la mayoría de nosotros suele disfrutar de la bebida con un poco de moderación o nada de ella. Lo que tal vez deberíamos pensar es que cuando nos acercamos a la barra y miramos a los ojos del bartender nos estamos delatando más de lo que creemos: una copa puede ayudarte más a conocerte a ti mismo que un horósocopo.

Hoy nos hemos propuesto desentrañar por qué hemos decidido que ciertas bebidas son las nuestras y qué dicen de nosotros. Aquí tienen esta lista de 10 estereotipos no necesariamente verdaderos.

Cerveza con shot

Empecemos por lo más simple, una persona que toma un shot de su alcohol preferido acompañándolo de una cerveza fría. Este individuo sabe de qué se trata la vida y no tiene complejo para pasarlo bien. Puede que no tenga el paladar tan educado, pero generalmente es alguien abierto y que sabe hacer nuevas amistades. Puede que se trate de una combinación algo simple, pero en eso radica su encanto. Además, si pides esto es que sabes que te emborracharás y amanecerás crudo mañana, pero ese ciclo forma parte de la vida y estás dispuesto a aguantarlo con honor.

 

 

Tequila

La bebida más patria proveniente del estado de Jalisco implica una persona tradicional y de valores inamobibles. Dejando de lado los EUA, donde no se sabe beber tequila y se deglute en shots para acabar dormido en un baño, en México los que lo consumen son personas con una garganta de acero que lo disfrutan antes de comer en su caballito con solemnidad. Las variables como la Paloma o la Margarita son formas aceptables de tomarlo, pese a estar asociadas al público femenino.

  

Mezcal

"El azul es el nuevo rojo", "los lunes son los nuevos miércoles", "las fixies son los nuevos autos" y "el mezcal es el nuevo tequila". Lo que en prinicipio era un alcohol asociado a las clases más populares oaxaqueñas, ha acabado por convertirse en un símbolo de identidad del hipster. No, no estamos diciendo que sea malo. De hecho, nos encanta. Pero la cantidad de mezcalerías que se han abierto en lugares como las colonias Roma o Condesa, donde venden mezcal a precios elevadísimos, nos hacen pensar demasiado en la gentrificación del alcohol.

Leer: 8 nuevos mezcales para afinar la garganta

Ron

Para esta bebida de piratas caribeños, que implicaba un estilo romántico de vida y delincuencia en alta mar, todo cambió cuando a algún americano se le ocurrió mezclar este elixir de caña de azúcar con Coca-Cola, su refresco patrio. Más allá de su enorme popularidad entre los universitarios, aceptémoslo, la cuba o "cubaby" es la bebida predilecta del mirrey.

  

Gin and Tonic

Se trata de un cóctel que se puso de moda hace ya bastante, pero muchísima gente que podríamos catalogar de trendy lo pide. Implica un nivel económico alto, sobre todo si se prepara con una de esas presentaciones tan propias de la alta mixología donde mágicamente cabe todo un cesto de fruta dentro de un vaso. Denota a gente segura de sí misma y civilizada, aunque quizás con poca imaginación a la hora de pedir un trago. 

 

 

Vodka

Nunca hemos conocido una persona cuerda cuyo trago predilecto lleve vodka. Este espirituoso implica la filosofía de vida de un cosaco loco de la nevada Rusia, donde todo el mundo hace cosas extremas y pierde el conocimiento tras romper el octavo cristal. No nos lo estamos inventando, todos hemos visto esos escabrosos videos en YouTube. ¿Cuál creen que fue el combustible de todos esas compilaciones de fails? Efectivamente, vodka. Respecto a la gente que lo mezcla con bebidas energéticas, bueno, digamos que no pasan de los 20 y su aprecio por el alcohol es equivalente a lo borroso que es el mundo ante sus ojos. Sin embargo, aceptamos que los cocktails más elaborados, como la "mula de Moscú", son algo más sofisticado y digno.

  

Whisky

Existen tres formas de beber whisky. La primera es mezclándolo con Coca-Cola, lo que te convierte en un puberto rockero en el momento en que dices: "un Jack con Coca". La segunda es pedirlo con mineral, lo que seguramente significa que estás a dieta. La tercera (la nuestra) es tomar el whisky derecho o con hielo, un placentero ritual de hombre que te convierte en un adulto en el preciso momento en que lo llevas a cabo. Si lo bebes con 20 años, cuidado que no te pase como al villano de Indiana Jones y la Última Cruzada: envejecer más rápido de lo necesario no es algo bueno. Como adulto, te mereces nuestro más profundo respeto por apreciar como se merece el agua de vida. 

  

Vino

Te has hecho mayor, inelectual y vives desahogado económicamente. Lo que aprecias ahora es una buena cena acompañada de vino mientras discutes sobre política o haces una referencia a algún poeta maldito francés como Rimbaud. Cuando hayas comido el último trozo de queso, te invadirá el sopor de Dionisio y te retirarás educadamente a caer dormido entre los brazos de Morfeo. La madurez te permite hacer estas cosas y no hay nada negativo en vivir relajado. Al fin y al cabo, te lo has ganado. 

  

Clamato/Bloody Mary

Aquí tenemos dos escenarios. El primero es que estés tumbado en una playa paradisíaca y se te antoje este trago. El segundo es que estés tremendamente crudo y seas de aquellos cuya forma de erradicar su atormentador estado sea beber más para equilibrar el nivel, entrando en un ciclo de bebedor nivel profesional. Si tu caso incluye o combina ambas cosas, enhorabuena. No sabemos cómo pero has logrado algo grande y te envidiamos por ello.

 

 

Cualquier otra cosa

Cosmopolitan: ¿Qué es esto? ¿Sex and The City? Te rogamos que nos acompañes a la salida.

Dry Martini: Todos sabemos que no es un trago fácil, por eso cuando lo bebes nos gusta observarte reprimir esos gestos de asqueo mientras haces de poser que pretende "sofisticadamente" ser James Bond.

Jägermeister: Aplica lo mismo que para el vodka con bebida energética: espíritu adolescente. El diseño de un reno con una cruz en la botella te asegura la muerte etílica por licor de hiebas. Te advertimos también de que cualquier alcohol que guarde una milenaria "receta secreta" es poco fiable.

Ruso blanco: Crema de leche + Kahlúa + Vodka = combinación ganadora propia de El Gran Lebowski. Eres un bon vivant a tu extraña y sucia manera.

También podría interesarte

Ahora ve
No te pierdas