Cena de autor: Napoleón y el pollo a la Marengo

Te contamos el origen del plato favorito del emperador francés
-
Napoleon Bonaparte (Wikimedia Commons)  -  (Foto: Napoleon Bonaparte (Wikimedia Commons))

No es nada usual saber en qué fecha se creó un platillo pero de este sí, el 14 de junio de 1880. Si algo tenía el emperador francés, Napoleón Bonaparte, era un hambre tan voraz como sus ansias de expansión militar por Europa. Tanto era su gusto pantagruélico por comer que sus biógrafos cuentan que no tardaba más de 10 minutos en devorar con las manos cualquier delicia preparada por sus cocineros y, usualmente, debñia cambairse de ropa. De hecho, a él se le atribuyen múltiples creaciones culinarias como el milhojas, pero la que hoy nos ocupa era uno de sus favoritos: el pollo a la marengo.

La invención sucedió durante la batalla contra las tropas austrohúngaras en los alrededores del pueblo granjero de Marengo, situado en el Piamonte italiano. Un desafortunado ataque enmigo había destruido las cocinas de campaña francesas y el chef de Napoleón, Monsieur Durand, se encontraba con un grave problema: el emperador no había comido en todo el día y a este no le podía servir cualquier plato.

La única solución para salir del entuerto era mandar a los soldados a granjas cercanas a buscar todo aquello que los lugareños les pudieran ofrecer. Los emisarios volvieron con los víveres más dispares: gallinas, champiñones, cangrejos, ajos, cebollas, vino, aceite y tomates. A Durand no le quedaba otra opción que improvisar un platillo con todos aquellos ingredientes inusuales, la necesidad imperaba. Tal era la excelencia de este chef que logró entusiasmar al famélico Napoleón con el fruto de su rápida creación. Después de bautizarlo en honor a la batalla ganada, el emperador exigió que el manjar le fuera servido con frecuencia a partir de entonces. Así, esta forma de cocinar el pollo acabó convirtiéndose en su nuevo preferido para saciar el apetito.

Leer: La hamburguesa Hemingway

Ingredientes

1 pollo grande

Consomé de pollo

1 diente de ajo

3 hojas de laurel

2 cucharadas de harina

500 gramos de champiñones

1 zanahoria

16 camarones 

2 ramas de apio

1 cucharada de manteca

1 cebolla

150 ml de vino blanco

2 limones 

20 g de perejil

Preparación

Corta el pollo en trozos regulares y la cebolla en plumas. Vierte la manteca y aceite de oliva en una sartén para freír el pollo, añadiéndole sal y pimienta. Retira el pollo y usa la misma sartén para dorar con manteca la cebolla junto al ajo y el laurel. Una vez hecho, puedes verter el vino y el caldo y mezclarlo bien. En este punto, reintegras el pollo en la mezcla y lo cocinas a fuego lento unos 30 o 35 minutos. 

En una cacerola aparte hierve los camarones junto a la zanahoria, el laurel y el apio durante 8 minutos. Además, saltea en otra sartén los champiñones con aceite de oliva. Finalmente, sirve el pollo en el centro del plato y acompáñalo de los camarones. Opcionalmente, se puede servir con huevos fritos y pan de molde tostado para lograr el de forma fidedigna el platillo que conquistó al emperador. 

También podría interesarte

 

Ahora ve
Los mejores momentos de Carrie Fisher
No te pierdas