Un nuevo concepto de vino

Probamos los vinos de esta innovadora bodega española que usa el arte y la ciencia
-
Cortesía de Bodegas Habla  -  (Foto: Cortesía de Bodegas Habla)

¿Qué pasa cuando poesía, diseño y vino se unen? ¿Qué decir cuando el silencio, la tierra, la búsqueda de originalidad y un producto único se unen en un vino que, además, cambia año con año? ¿Qué sucede cuando los referentes para crearlo se ubican en el glamour de un perfume o en la alta costura? ¿Cómo sería un vino que usa la más alta tecnología, conceptos científicos y creativos radicalmente novedosos para una industria tan tradicional? ¿Qué pasa cuando la idea de hacer un vino y crear toda una bodega está inspirada en el genio del renacimiento Miguel Ángel Buonarroti?

La respuesta se encuentra en los vinos de Bodegas Habla, uno de los vinos más originales del panorama vinícola actual.

Cuenta la leyenda que el escultor Miguel Ángel consideraba a Moisés como su creación más perfecta. Al terminarlo, el artista golpeó la estatua con su mazo y le gritó: "¡HABLA!", sintiendo que era lo único que le faltaba por extraer del mármol: la vida misma. Así, el nombre de esta bodega española y sus vinos innovadores que se producen en la tierra de Trujillo precisamente rinden homenaje al genio del Renacimiento.

Parte de su filosofía cuando crean un vino es hacerlo de alta calidad, moderno y singular a través de las características propias de su terruño. Su enólogo –quien recientemente fue reclutado por una de las bodegas más prestigiosas del mundo: Vega Sicilia anualmente mezcla diferentes variedades de uva con condiciones climáticas distintas durante períodos específicos del año que no se volverán a repetir jamás. De esta manera, crea una edición limitada de vinos de alta gama que tienen su propio número y un diseño exclusivo.

Leer: G.H. Mumm, el champagne de la F1

Hasta el momento, van por la edición de Habla No. 12 y no tenemos duda de que el año que viene crearán otra edición única e irrepetible.

Asimismo, intentan cambiar el lenguaje y la jerga típica de su sector al no usar términos como "largura en boca" o "retrogusto nasal de las notas" y simplemente dicen en sus increíbles botellas con qué aromas y sabores cuentan: hablan de la vainilla, la canela o la frambuesa presente en la botella.

Sus botellas son de diseño y no son las usuales en los vinos. Algunas de ellas nos pueden llegar a recordar a botellas de ginebra o de perfume. El nombre de sus vinos (fuera de sus ediciones especiales numeradas: Habla No. 1 o Habla No.11) son también poéticos: Habla del silencio o Habla de la tierra.

Lo que más asombra son sus sabores, profundos, con carácter, aterciopelados y que sin duda llenarán los sentidos de los paladares más exigentes. Y lo mejor de todo: ya están en México.

También podría interesarte

Ahora ve
Entrevista con Ruby Rose ( xXx: Reactivado, Orange Is The New Black)
No te pierdas
×