El origen de la ensalada César

¿Quién era el tal César y por qué éste es el plato mexicano más comido en todo el mundo?
-
Shutterstock  -  (Foto: Shutterstock)

Era un 4 de julio del año 1924 y el día había estado bastante tranquilo hasta que llegaron aquellos pilotos aviadores a pedir algo de comer. Eran viejos amigos de César Cardini, también soldado del aire durante la Primera Guerra Mundial y se conocieron tiempo atrás en Berlín.

Pero ahora César trabajaba en la cocina, con todo y lo que eso significaba en aquella época: en plena posguerra y en tiempos de la prohibición –razón por la cual Cardini salió de San Diego–, los estadounidenses solían saquear todo lo que podían en la frontera con México: bebida, mujeres, drogas y, por supuesto, comida. Y el hotel César, en Tijuana, no era la excepción.

“No se preocupen, acá atrás seguro que encuentro algo”, les dijo el ahora cocinero a los veteranos de guerra. En una ida a la cocina, recopiló lo que pudo de sobras y, ahí, sentado en la mesa, armó una ensalada a la vista de todos. Una base de lechuga, anchoa untada en pan, huevo, parmesano, algo de limón... el resultado fue sorprendente. Esa misma tarde se le bautizó como la Aviator Salad, en honor a la amistad entre estos pilotos.

Mientras, los estudios de Hollywood vivían su primera década dorada y la más que obvia relación entre los pilotos y la gente del cine –actores, productores...– hizo que la voz se corriera y, pronto, decenas de visitantes provenientes de California hacían escala en Tijuana para probar la sonada ensalada. Para ubicarse mejor, entre ellos la señalaban como la ensalada del hotel César o, mejor dicho, la Caesar Salad.

Leer: La quiche lorraine de Alfred Hitchcock

Aquí la receta original de César Cardini en 6 pasos:

1. En una ensaladera de madera poner la lechuga (6 hojas de lechuga orejona por ración).

2. Agregar sal, pimienta, aceite de oliva, salsa inglesa, limón y aceite con ajo. Contrario a lo que se cree, el aderezo se hace sobre las lechugas, aunque sea más laborioso.

3. Se agrega un huevo que, previamente, pasó un minuto en agua hirviendo y otro rato en agua con hielo. Lo primero, para matar bacterias; lo segundo, para cortar la cocción. A esto se le llama “golpe de temperatura”.

4. Originalmente, las anchoas no van en el aderezo, van untadas en láminas de pan horneado o crutones. Añádelas decorativamente.

5. Espolvorear queso parmesano recién rallado.

6. Revolver hasta hilar todos los ingredientes y espolvorear más queso.

Se dice que cada hoja de la ensalada –lechugas en forma de canoa– se come con la mano. Curiosamente, es el plato de origen mexicano más comido en el mundo.

¡Buen provecho!

También podría interesarte

Ahora ve
Chumel Torres confirma segunda temporada con HBO
No te pierdas
×