La verdadera historia del croissant

Repasamos el origen del emblemático pan dulce nacionalizado francés
-
Shutterstock  -  (Foto: Shutterstock)

El croissant, más que una pieza de pan, es un símbolo presente en todas las boulangeries francesas –panaderías artesanales– que preservan los sabores y técnicas tradicionales del pan estilo francés. Sin embargo, la historia no surgió en Francia. El croissant se creó durante la resistencia de Viena contra los turcos.

Ser panadero es un oficio que requiere madrugar para que el pan esté listo a primera hora del día. Así, los panaderos vieneses fueron los encargados de despertar temprano y alertar a las tropas vienesas sobre la emboscada turca. En honor a esta hazaña, los mismo panaderos crearon un pan que tenía forma de media luna creciente (como la de la bandera turca) para representar su triunfo contra los turcos.

La reina María Antonieta, nacida en Austria, hizo llegar varios croissants a la corte de Versalles y éstos se hicieron parte de la cultura culinaria francesa inmediatamente.

Leer: El secreto del fetuccini perfecto

Los ingredientes para elaborar un auténtico croissant son los siguientes: mantequilla, harina, levadura, agua fría, azúcar y sal. Aunque la perfección de este pan radica en el amasado, tiempo de reposo y enfriamiento que les dé cada panadero. 

Un croissant muy al estilo francés es el que puedes encontrar en la panadería La Bohême, donde Mateo Dornier y el panadero Jean Baptiste hornean el croissant clásico y su versión en miniatura. Además, cuentan con dos variedades dulces rellenas con chocolate o crema de almendra y cubiertas con almendras fileteadas.

La Bohême
Querétaro 219, Roma Norte
6363 3248

También podría interesarte

Ahora ve
Los mejores momentos de Carrie Fisher
No te pierdas
×