Cinco cosas que debes saber sobre el Negroni

El aperitivo italiano por excelencia está viviendo una época de oro
-
Shutterstock  -  (Foto: Shutterstock)

Pocas bebidas pueden presumir el poder evocativo que tiene el Negroni: el nombre es sinónimo de una tarde de verano en Italia, sentado en un café al aire libre... muy probablemente, debajo de una sombrilla que lleva el nombre del ingrediente clave del coctel: Campari. El sabor amargo de este aperitivo –y, por lo tanto, del Negroni– lo mantuvo relegado durante algún tiempo de los paladares de nuestro lado del charco, más acostumbrados al acidito de los sours o al dulce de los cocteles frutales. Afortunadamente, lo amargo está teniendo un comeback, y los números lo comprueban: Drinks International nombró al Negroni el segundo coctel más vendido del mundo durante 2015, solamente superado por el Old-Fashioned. Así que, antes de que pidas tu siguiente Negroni –o tal vez, tu primero–, te presentamos cinco datos básicos que debes saber de este coctel... y que serán un buen tema de conversación con quien lo compartas.

1. Menos es más

La receta, con sólo tres ingredientes, es sencilla: partes iguales de gin, Campari y vermouth dulce –una onza, idealmente–. La gracia de esta trifecta está en el balance de lo amargo del Campari, lo dulce del vermouth (recomendamos usar Carpano Antica o Cinzano Rosso) y la potencia del gin (Tanqueray y Bombay Sapphire funcionan muy bien)... todo, servido en un vaso Old-Fashioned con hielo y coronado con una rebanadita de naranja para perfumar.

2. El orden de los factores no altera el producto

Puedes servir los licores en el orden que quieras, pero hay un truco que les gusta a algunos bartenders: empezar por el gin y luego agregar el Campari y el vermouth, para ver cómo se van integrando los colores. Una vez servidos, empieza por revolverlos circularmente y, después, de arriba hacia abajo. Finalmente, agrega la rebanada de naranja.

3. Árbol genealógico

El padre del Negroni fue el Americano, resultado de la combinación de Campari, vermouth dulce y soda. Cuenta la leyenda que el Americano, a su vez, viene del Milano-Torino, que llevaba solamente Campari (nacido en Milán) y vermouth Punt e Mes (producto de Turín), y se le agregó agua para complacer a los turistas americanos, a quienes les parecía demasiado fuerte.

4. ¿Quién fue Negroni?

A quien tenemos que agradecerle esta maravilla es al conde Camillo Negroni, que se presentó un día de 1919 en el Caffè Casoni de Florencia y, sin temor de Dios, le pidió al bartender Fosco Scarselli un Americano robusto, reemplazando la soda de su coctel favorito con gin. El buen Scarselli accedió y el resto, como dicen, es historia.

5. Ice, ice, baby

El clásico Negroni se sirve en las rocas, pero si vas a experimentar, hazlo con el Frozen Negroni del bar Alta Linea, en el High Line Hotel de Nueva York. Tiene cara de un inocente slushie de frutas, pero es una versión súper refrescante preparada con Campari, Carpano Antica Formula, Ginsmiths Gin –elaborado en Brooklyn– y un toque de jugo de naranja. altalineanyc.com

Y por último te dejamos un mantra para repetir en tiempos de necesidad: "If you want to be a happy man, drink a Negroni whenever you can".

También podría interesarte

 

Ahora ve
No te pierdas