Plato de autor: la sopa de Kennedy

Esta platillo era capaz de deleitar su paladar y hacerle olvidar, momentáneamente, el estrés
-
Ilustración: Eduardo Trejo  -

No eran tiempos tranquilos ni fáciles para ser el presidente de Estados Unidos. "Cada hombre, mujer y niño vive bajo una espada nuclear de Damocles. Las armas de guerra deben ser abolidas antes de que seamos abolidos nosotros", diría un visiblemente preocupado John Fitzgerald Kennedy tras la Crisis de los Misiles de Cuba, en 1962. No era para menos, se trata del único momento en que la humanidad ha llegado a DEFCON 2, el nivel de alerta más próximo a la aniquilación mutua asegurada.

En un mundo dividido entre el capitalismo y el comunismo de la Guerra Fría, Kennedy se destacó como un líder carismático pero también como un guerrero impasible a la par que calculador. Y, desgraciadamente, como todo aguerrido luchador, encontró una muerte tan trágica como la suya en la plaza Dealey de Dallas en 1966. Sin embargo, si en algo destacó este político con acento bostoniano fue como orador infalible en sus discursos y en su voluntad reformista de demócrata. Aunque, obviamente, todo jefe de estado necesita relajarse en cierto punto y disfrutar de las  pequeñas cosas de la vida, como un buen platillo. Según la respuesta de carta de la época enviada por una niña al presidente, el plato favorito de Kennedy era una crema de pescado (o chowder) proveniente de Nueva Inglaterra hecha con eglefino, un pescado atlántico.

Sin duda, un plato capaz de deleitar su paladar presidencial y hacerle olvidar, momentáneamente, el estrés que trae estar sentado tan cerca del botón del apocalipsis. 

Ingredientes:

1   kg de eglefino
2   tazas de agua
60 gr de tocino cortado en cubos
2   cebollas cortadas
4   papas grandes cortadas en cubos
1   taza de apio cortado
1   cucharadita de té de sal
4   tazas de leche
2   cucharadas de mantequilla
Pimienta negra molida
Laurel 

Modo de preparación

Hierve a fuego lento el eglefino durante 15 minutos, sécalo, quítale las espinas y guarda el caldo. Saltea el tocino hasta que esté crujiente y también la cebolla hasta que se dore. Añade al caldo el pescado, las papas, el apio, el laurel, la sal y la pimienta con tres tazas de agua y pon todo a hervir durante 30 minutos. Agrega la leche y la mantequilla a la mezcla y hiérvelo cinco minutos más. Servir la crema caliente decorada con el tocino y la cebolla. 

También podría interesarte

Ahora ve
Fragmentado, la película de terror psicológico más esperada del año
No te pierdas