Lo bueno y lo malo de MasterChef, TopChef y La Conquista

No te pierdas la columna semanal de "El Food Spy" y disfruta de sus recomendaciones
-
El Food Spy  -  (Foto: El Food Spy)

Lo primero y más importante es que ya tenemos series culinarias en México con una producción de gran calado y una narrativa interesante ¡Bravo! Celebrar la comida, la cocina y los cocineros mexicanos es enaltecer una de las mejores caras de nuestro México y es un placer verlo suceder. Hoy quiero platicarles de las mejores tres y porqué.

Para los que no han visto alguna o todas ellas les cuento, TopChef es una serie basada en un formato  de reality donde Chefs profesionales compiten con retos sumamente complejos para ver quién es el mejor (el #TopChefMx), se transmitió la primera temporada hasta hace dos semanas por SonyTV;  La Conquista es una serie (producida por Grupo Expansión que amablemente publica mi columna) donde 6 de los mejores cocineros de México “toman” una cocina tradicional y tienen el enorme reto de conquistar a los comensales –de ahí el nombre- agregando su propia interpretación a la cocina que decidieron tomar, también transmitida por SonyTV; Por último MasterChef es la versión amateur de TopChef donde aficionados a la cocina compiten también en un formato de reality por ser el MasterChef de México, transmitida por Azteca Trece, que además tiene la versión de niños, MasterChefJunior.

Lo bueno

Vivir cada una de las series ha sido muy divertido, y las tres han logrado –aunque con narrativas muy diferentes- combinar entretenimiento sano y familiar con una celebración de la comida y las tradiciones mexicanas. TopChef logró crear una plataforma apegada a la fórmula del reality, pero con el claro foco de elevar la comida mexicana, desde el casting, la selección de jueces y, desde luego los retos; fueron mucho más allá de lo obvio, usando retos inesperados y muy demandantes  -como preparar tu barbacoa desde hacer el hoyo- hasta temas poéticos que nos hicieron babear con los 12 platillos de "Como agua para chocolate", claramente la mejor versión jamás creada de los platillos y la inspiración de Laura Esquivel. En algunos capítulos resulta fascinante ver cómo los "concursantes juzgados" son nada menos que algunos de los chefs como Rodolfo Castellanos, Matteo Salas o Eduardo Morali (todos nominados a Gourmet Awards y Matteo ganador dos veces) y sí, son concursantes que varias veces borraron la línea que los divide con sus jueces!; por su parte MasterChef logró una enorme convocatoria, una interesantísima diversidad en su casting y si, en algunos capítulos nos sorprendieron con la capacidad de cocina increíble que podemos encontrar en los chefs aficionados; en su versión Junior –cocineritos de 8 a 13 años- además de lo anterior han logrado una capacidad enorme de enamorarnos de su casting, mientras los jueces han migrado de los "durísimos" de la versión adulta a los “paternales y adorables” de la versión niños.  El más grande mérito que para mi tiene MasterChef en sus dos versiones es que TV Azteca decide –mayormente- respetar la fórmula original y poner a los cocineros y su cocina como prioridad, venciendo la tentación de tropicalizar a la mala y convertir un reality en un intento de mala telenovela.  La Conquista por su parte, si bien está dirigida para un público mucho más pequeño y foodie es una muy digna celebración y gran tributo que los grandes cocineros mexicanos hacen a la comida tradicional (Josefina Santacruz tomando una torteria, Javier Plasencia una taquería de borrego tatemado, etc), logrando hacernos babear a la audiencia y mostrando el gran cariño y respeto que la comunidad culinaria se tiene a todos niveles.

Lo malo

¿Y qué le podemos mejorar a estas apuestas? Bueno en el caso de TopChef (como foodie probablemente mi favorita de las tres), lo mejorable es la consistencia, hay capítulos increíbles, formidables y otros un poco mas planos.  El talento está ahí, la dirección está ahí, a veces simplemente no lograron el mismo nivel en todos sus capítulos;  En el caso de MasterChef (como papá, inevitablemente MasterChef Junior me roba el corazón y me da enorme gusto ver el futuro de la cocina mexicana), me parece que en la versión adultos, pudieron haber ido mucho más allá de lo obvio en cuanto a retos; México es mucho mas que maíz, frijoles y salsas, y mostrar una versión de nuestra capacidad culinaria más elaborada, me parece que es algo que todo México apreciaría más ver; en el caso de los niños, todo está mucho mejor. Por último, La Conquista. Si bien, el tema es interesante y súper provocativo, a la realización le falta esa chispa que de verdad cautive la atención de la audiencia y te deje con ganas de ver más.

A las tres series les haría una sola crítica común, ¡pónganse de acuerdo en los horarios! y regálenos una parrilla culinaria en la TV para que veamos todos sus programas. Ha sido sumamente irritante tener que estar cambie y cambie de canal porque de 9:00PM a 9:30PM los domingos tenemos al mismo tiempo TopChef y MasterChef en la pantalla. Por favor, ¡muévanse media hora y déjenos ver ambas series!

Viendo para adelante, como lo dije, celebramos enormemente como foodies su llegada y les pedimos encarecidamente a los productores y las televisoras que en sus siguientes temporadas mantenga esa calidad, no se les olvide continuar llevando nuestra cocina y cocineros al siguiente nivel, y  por favor, no le agreguen capítulos sin sustancia, manténganlo interesante, apegado a la fórmula.  Podrán entonces contar con nuestra atención y nuestra lealtad.

Nos vemos a la próxima, o ¡comamos!

 

Instagram: @el_foodspy

Mail: ElFoodSpy@gmail.com

También podría interesarte

Ahora ve
No te pierdas