10 razones por las que tienes que conocer La Table Krug

No te pierdas la columna semanal de "El Food Spy" y disfruta de sus recomendaciones
-
Fotos: El FoodSpy  -  (Foto: Fotos: El FoodSpy)

Esta semana le quiero dedicar mi columna a un restaurante (de 12 sillas) en su primer aniversario: La Table Krug.

¿Qué es La Table Krug?

Es un restaurante en el tercer piso del hotel St. Regis de la Ciudad de México que tiene la enorme particularidad de que el champagne Krug está detrás de toda su propuesta gastronómica y todo el restaurant es mesa del chef...así como lo oyes, la cocina es solo para ti y para tus invitados. Hace unos días me aparecí por ahí –de manera anónima, como siempre– y me pareció realmente memorable. Acá te platico las 10 cosas que más me gustaron:

1. La variedad

En el último año he ido dos veces, eso significa 22 oportunidades de probar un platillo diferente (el menú degustación es de 11 tiempos). En ninguna de mis dos visitas repetí un solo plato. Probé 22 platos que me dieron un paseo por quesos, mariscos, pescado, res, pollo, cerdo, vegetales, chocolates, fruta, bombones... el abanico de sabores y técnicas de verdad es digno de admirarse. Mi experiencia no es distinta de la de cualquier otro comensal porque Sylvain Desbois –el chef–cambia su menú cada semana.

2. La calidad

Me encanta identificar lo mejor del mundo culinario (los #FoodBest) pero, no lo voy a negar, me fascina también encontrar cuando las cosas no le salen bien a alguien (#FoodFail). La calidad del producto, de la preparación y del servicio de La Table Krug son un rotundo #FoodBest.

3. El "Rough Luxury" de Krug

La esencia de esta filosofía es tener experiencias de lujo sin mucha pretensión, esto es, que no intimiden, sino que, por el contrario, te hagan sentir cómodo. En La Table lo logran muy bien con detalles inteligentes desde el emplatado (un platillo se sirve literal en una lata de sardinas, otro en un plato roto) hasta el trato en sala y por parte del chef. Te sientes en casa... una casa donde comes muy bien. Bueno y es importante decir que toda esta experiencia de 11 tiempos viene acompañada de muchas burbujas de Krug.

4. La mesa

Hay quienes opinan que las mesas altas (imaginen altura periquera) no son cómodas, a mi me parecen el lugar ideal para comer, fumar, tomar y hacer una larguísima sobremesa. La mesa de La Table te invita a estar ahí, cómodamente, cinco horas.

5. Los detalles del champagne

Pues resulta que cada botella de Krug tiene un número único que corresponde a la barrica de donde salió, y si se te ocurre twittear @Krug y después el número de la barrica de tu botella, Krug te contesta datos curiosos y únicos de exactamente esa barrica (como el número de mostos que la componen, en mi caso la barrica 414080 tenía 12 años y 183 mostos diferentes en una mezcla de Pinot Noir, Chardonnay y Meunier). El tema está divertido si eres foodie o enófilo, pero también si vas de date o con un cliente y tienes ganas de impresionarlos un pelín. Además, cada barrica tiene un playlist recomendado para ese champagne.

6. ¡La mantequilla!

No voy a restarle mérito a los 11 suculentos platos que Sylvain Desbois nos preparó (ya hablaré de mis favoritos más tarde), pero definitivamente un gran highlight fueron las baguettes calientitas con el bote completo de mantequilla Beurre D’Isigny Ste Mère, una mantequilla francesa –con denominación de origen protegida– que es simplemente perfecta, y servida así, en su bote, como recién llegada del rancho en Francia. No puedes evitar comer y comer pan con esa mantequilla. Si un día quieren morir dignamente por exceso de colesterol y con una sonrisa interminable en la cara, acábense esta mantequilla a cucharadas o con pan calientito. ¡Es simplemente perfecta!

7. El Chef

Sylvain Desbois es un tipo de primera, y mezcla lo mejor de Francia con lo mejor de México. Es disciplinado, versátil y técnicamente impecable. Tiene esa calidez y cercanía con los comensales que tanto valoramos en México.

8. El árbol del amor

Pues despues de comer y comer y comer delicioso, pasas a una sala donde te espera un "árbol" donde las ramas son dulces diferentes y en las raíces hay "piedras" de chocolates, bombones –hechos en casa–, trufas y, desde luego, expressos o digestivos para acompañarlos. Por si no has pecado suficientemente, todavía te regalan una cajita para que la llenes de mas dulcesitos y chocolates y la lleves a quien más envidia le quieras causar.

9. El bogavante y los langostinos 

En mis dos visitas, la forma que tiene Sylvain de cocinar los langostinos al té negro y el bogavante "en dos servicios" son simplemente increibles. Para mi, ese plato justifica regresar muchas veces.

10. Suculencia

De los que les voy a dejar con el antojo y la sorpresa de ir... por aquí solo les mando algunas fotos y otras se las compartiré en Instagram y Twitter.

Vale la pena que ESTA SEMANA se apliquen a reservar, ya que cumple un año de su apertura y, para celebrarlo, escogieron los 15 mejores platos del chef –de más de 60– y los servirán del 19 al 30 de julio, desde luego maridados con varios tiempos de su delicioso champagne. Hablen a St. Regis CDMX, dense una noche memorable (eso si, muy especial porque además de suculento, pues en efecto no es barato) y disfrútenlo muchísimo.

Nos vemos a la próxima... ¡o comamos!

 

Instagram: @el_foodspy

Mail: ElFoodSpy@gmail.com

 

También podría interesarte

Ahora ve
Chumel Torres confirma segunda temporada con HBO
No te pierdas
×