Marshall le dice adiós a los cables

La marca traslada toda su potencia al mercado de las bocinas Bluetooth
(Cortesía)
Lo nuevo de Marshall  (Cortesía)

"Nuestros amplificadores llegan hasta el 11", alardeaba Nigel Tufnel, guitarrista de la banda ficticia Spinal Tap en el falso documental This is Spinal Tap (Rob Reiner, 1985), mientras acariciaba un Marshall absurdamente customizado.

Bromas aparte, la firma británica lleva desde 1962 dominando los escenarios y poniendo la piel de gallina a las audiencias de grupos míticos de la talla de The Who, Cream o Jimi Hendrix. Con esta misma intención, la marca ha trasladado su diseño característico a una gama exclusiva de bocinas que recoge el testigo de toda la esencia y el legado de la marca.

Así, la legendaria Marshall ha sabido adaptarse perfectamente a una época en la que loscables representan una obstrucción y en la que lo que realmente importa ha pasado a ser tanto la conectividad como la fortaleza de la conexión Bluetooth. La era de los pesados sistemas Hi-Fi ha pasado a la historia y hemos entrado en un momento en el que podemos disfrutar la música cada vez con menos límites. De esta forma, uno de los productos estrella de esta nueva generación del sonido son los altavoces que ofrecen los indiscutibles reyes ingleses de la amplificación. Sin duda, la joya de la corona es su bocina Woburn. Siendo la más grande de la familia, brinda un control personalizado del sonido al contar con balance de audio, claridad de medios y agudos extendidos.

Además de presentar un diseño clásico y vintage, cuenta con un sonido único y componentes de gran calidad. Así, la Woburn ofrece una respuesta más precisa en todo el rango de frecuencias. Con todo, su arma letal es su gran e infalible conexión Bluetooth 4.0, aunque viene con una entrada de 3.5 mm para conector RCA. No obstante, si lo que quieres es algo más pequeño, pero de potencia equiparable, la compañía también tiene la Stanmore. Este altavoz de cinco kilogramos es más compacto en diseño y lo compensa con una fidelidad única en su segmento. Además de todas las características de su hermano mayor, ofrece también dos modos de espera, uno para ahorro de energía y otro estándar con la finalidad de minimizar el consumo de energía de éstos cuando no están en uso. También es compatible con dispositivos como Apple TV o Chromecast.

Por último, la más pequeña de todas es el Kilburn, un ligero altavoz portátil que pesa tan sólo 3 kg y dispone de una batería de más de 20 horas de duración de música continua. Además, incluye un asa –inspirada en la de las guitarras– que facilita enormemente su transporte y la convierte en el aliado perfecto de cualquier road trip. Definitivamente, ésta es una familia de bocinas hecha por y para amantes de la música, verdaderos esenciales cargados de potencia que son capaces de "llegar hasta el 11" o hasta donde uno se proponga.

(Cortesía)
 (Cortesía)

Stanmore
El precio aproximado de esta potente bocina es de 9,600 pesos en color café, crema y negro.

Kilburn
La compacta y portátil Woburn cuesta 7,000 pesos y se encuentra en crema y negro.

Woburn
Con un precio de 12,000 pesos, el más grande de los hermanos está disponible en crema y negro.

Ahora ve
G Shock festeja su primer año en Cancún
No te pierdas