6 lugares para un domingo perfecto en la Ciudad de México

Dedica un día a recorrer la capital. No te arrepentirás.
Un día perfecto para consentirte.
Domingo en la Ciudad de México  Un día perfecto para consentirte.  (Foto: Shutterstock)

Llegó el domingo, el día que los ermitaños dedicamos 100% para nosotros. Cuando nos volvemos clientes y decidimos explorar, es porque ese lugar se lo merece. No damos cinco estrellitas ni recomendamos a la primera visita. Así que confíe, querido lector, en esta lista. Sólo abrimos la puerta si vale la pena salir.

9 am

No busque brunch ni desayunos fashion en la CDMX. Si quiere unos huevos benedictinos, empaque maletas y váyase a Nueva York, donde los desayunos parecen obras de arte posmo, temerosas de agredir al estómago u ofender el paladar del hipster acostumbrado a la alta cocina.

Aquí en México se desayuna recio. Nuestros grandes platillos mañaneros parecen revoltijos caóticos; no se fíe de ningún lugar que sirva unos chilaquiles adornados con hojitas, donde la crema dibuja una carita feliz o un tulipán. Ningún restaurante es mejor ejemplo del desayuno chilango bravo que la Fonda Margarita (Adolfo Prieto 1364), en la colonia del Valle. Los mejores frijoles refritos del planeta Tierra (en serio) y unos estofados que hasta le quitarían la cruda a un diputado en día de asueto. Llegue temprano porque la fonda se llena a reventar todos los días y, además, cierra a las 11:30.


2 pm

No está tan lejos de Coyoacán, un lugar que sigue (y seguirá) teniendo su encanto. Sugiero un atolito en Las Lupitas (Jardín Santa Catarina 4) o, si no encontró lugar en la Fonda Margarita, échese unos tacos de machaca. Para comer, ¿pues qué major que La Coyoacana (Higuera 14), cantina de cantinas, donde la buena barbacoa, el guacamole y el alcohol corren raudos y a precio accesible? Y ya que está por esa zona, dése una vuelta por el jardín Hidalgo y el jardín Centenario, para comprar algo o simplemente, ver a la gente pasar.


6 pm

Brinque a San Ángel de una vez. ¿Trae antojo? Recomiendo una malteada, hecha con golosinas típicas mexicanas, en L’Encanto de Lola (Amargura 14) o unos churros en El Convento (Fernández Leal 96). Su nuevo local es francamente lúgubre, pero, a fe mía, siguen siendo los mejores churros de la ciudad. Después de caminar (las atracciones turísticas abundan en San Ángel), quizás valga la pena entrar al bar del Cluny (Av. de la Paz 57) por una copita de vino. No le digo que pida algo de comer a menos de que quiera indigestarse.


9 pm

Mi restaurante favorito de la CDMX puede ser su última parada. El Merotoro (Amsterdam 204), del chef sonorense Jair Téllez, está en la Condesa, y su menú sigue siendo una joya, a pesar de que prescindió del risotto con tuétano, una de esas maravillas culinarias que ameritan cualquier peregrinación. Ceviches, tiraditos y tostadas comparten espacio con platillos más (digamos) internacionales, y no hay desperdicio. Todo sabe a gloria. Acabe con la tablita de quesos y compotas. Digna de aplausos.

Ahora ve
Los momentos más polémicos de Kanye West
No te pierdas
ç
×