Bleisure: la nueva tendencia en viajes de negocios

Los ejecutivos ahora agregan algunos días de vacaciones a sus viajes de negocios
-
Up in the Air (Jason Reitman, 2009)  -  (Foto: Up in the Air (Jason Reitman, 2009))

Cuando Marian Thier viajó de Estados Unidos a Italia y de regreso en menos de 36 horas supo que las cosas tenían que cambiar.

“Llegué a Florencia a las 6 de la mañana, di un discurso y regresé al aeropuerto esa tarde para ir de vuelta a Estados Unidos” dice Thier, socia fundadora de una consultoría de líderes de negocios.

“Pensé, nunca voy a hacer esto otra vez”.

Dado que los viajes de negocio son una parte esencial de su vida, Thier, quien radica en Colorado, decidió empezar a agregar un par de días extra antes o después de sus viajes para explorar cada destino, y recuperarse de sus largos trayectos.

Trabajo y placer

Esto convirtió a Thier en una viajera de tipo bleisure, un término usado para definir a los profesionistas que dan la espalda al desgaste de los viajes de negocio, puro trabajo y nada de diversión, al mezclarlos con tiempo de vacaciones.

De acuerdo con un reporte de tendencias para 2015 por el sitio web de viajes Skift, el viaje por trabajo está surgiendo como un estilo de vida en lugar de como una necesidad para algunas personas.

En una encuesta de viajeros internacionales publicada el año pasado, 60% dijo que han tomado viajes de bleisure, usualmente agregando dos días de vacaciones a sus viajes de trabajo.

Casi la mitad de ellos lo hicieron en la mayoría de las ocasiones, y seis de cada 10 dijeron que eran más propensos a tomar este tipo de viajes de lo que eran hace cinco años.

“Hace que el estrés de los viajes de negocios sea más tolerable”, dijo Stuart Bruce, un consejero de relaciones públicas británico cuyo trabajo frecuentemente lo lleva por todo el mundo.

Ya sea extender un viaje de trabajo a India para ver el Taj Mahal o llegar antes para hacer un crucero por el Bósforo en Estambul, Bruce dice que él siempre toma tiempo extra para aclimatarse y ver los sitios.

“Definitivamente me hace trabajar mejor”, dice.

“Estoy más relajado, pero también entiendo mejor la ciudad y la cultura en la que estoy trabajando”, agregó.

Marian Thier concuerda con que hay más en este tipo de viajes que simplemente palomear algunos sitios turísticos.

De hecho, sus clientes frecuentemente pagan la cuenta para que ella llegue un día o dos antes para que pueda estar descansada y concentrada para el momento en que empiece a trabajar.

“Para obtener nuestro mejor trabajo, no podemos estar exhaustos cuando lleguemos ahí, y en la estructura de las cosas, probablemente ahorra dinero al cliente porque la gente está más comprometida”, dice.

Sigue leyendo en CNN Expansión.

Ahora ve
Este es el porno que le gusta a los mexicanos
No te pierdas
×