Las 5 mejores playas cercanas a la CDMX

Olvídate de todo y aventúrate en cualquiera de estos destinos
-
WikiCommons y Facebook  -  (Foto: WikiCommons y Facebook)

¡Es verano, por fin! Y desde luego tenemos que aprovechar el sol y nada mejor para ello que escapar a alguna playa cercana a la CDMX, que esté a una distancia manejable y que te permita organizarte con tus amigos para meterte al mar, ver bikinis, tomar cerveza o cocteles y disfrutar que, en definitiva, en el mar la vida es más sabrosa. También, si vas solo o en pareja puedes buscar una opción para compartir auto como la plataforma BlaBlaCar y conocer a nueva gente que también irá a rumbos similares.

No. No te diremos que te vayas a Acapulco. Sabemos lo llena que se puede poner en esta época. Te presentamos cinco grandes opciones donde encontrarás desde hoteles boutique o All inclusive hasta donde puedes acampar en casas de campaña y hacer un pescado a las brasas directo de una fogata.

1. Ixtapa–Zihuatanejo 
Guerrero
Distancia: 480 – 490 km

Después de Acapulco, es la playa más famosa de Guerrero, sin embargo resalta más que la primera por la vanguardia culinaria que está sucediendo en este momento allá. Muchos de sus hoteles le están apostando a la cocina de autor y han abierto grandes restaurantes en ambas playas, tanto en Ixtapa como en Zihuatanejo, por lo que recorrer su oferta gastronómica será garantía de buen comer. Sus atardeceres son espectaculares y cuenta con hoteles de todo tipo: desde encantadores y acogedores hoteles boutiques hasta grandes cadenas o incluso hoteles muy tradicionales que llevan toda la vida en esta playa. Actividades hay cientos, desde exclusivo “shopping” hasta una enorme cantidad de deportes acuáticos y una intensa vida nocturna.

 

2. Tuxpan
Veracruz
Distancia: 290 – 300 km

Hasta hace apenas 4 años, llegar a Tuxpan implicaba un trayecto de casi 7 horas para cruzar la sierra veracruzana y llegar a esta playa tranquila y de mariscos frescos y exquisitos. Sin embargo hoy, con la nueva autopista México-Tuxpan, estarás ahí en tan solo 2 horas y media. Al ser parte de la Huasteca veracruzana su gastronomía es más rica que la del Puerto de Veracruz. Su playa y su mar son tranquilos y no se atasca de gente en esta época. Cuenta con manglares, zonas de ecoturismo como "El Huerto del Bambú" y, si eres amante del buceo, una zona de arrecifes impresionantes.

Además, si tomas una embarcación en media hora estarás en uno de los secretos mejor guardados del Golfo de México, la Isla de Lobos, una verdadera isla de la fantasía con aguas que no esperas en esta zona con tonos turquesa por su arrecifal, palmeras y los vientos tropicales que, sin duda, te sorprenderán y te harán sentir llegar a un oasis paradisíaco en medio del Golfo de México.

 

3. Costa Esmeralda
Veracruz
Distancia: 340 - 350 km

Este es otro secreto que guarda Veracruz, pues no es de sus playas más conocidas y, sin embargo es de una belleza que te sorprenderá. La Costa Esmeralda abarca más de 20 kilómetros de arenas de tonos tostados y, lo más espectacular, de aguas de un intenso tono verde: de ahí su nombre. Cuenta con pequeños hoteles boutique y con desarrollos hoteleros un poco más grandes. Pero lo atractivo de este lugar es la lentitud con la que pasa el tiempo por lo apacible del oleaje de su mar y la tranquilidad de sus habitantes. Su clima es cálido, la brisa marina inunda las playas y ahí podrás disfrutar de una gastronomía de ingredientes fresquísimos.

Si estás buscando descansar, nadar mucho, estar tirado viendo el atardecer desde una hamaca acompañado de un coco frío o de los famosos “toritos” veracruzanos, escuchar el sonido de las aves marinas, este es el lugar.

 

4. Chacahua
Oaxaca
Distancia: 400 – 410 km

Sin duda uno de los lugares más mágicos de nuestra República. Tardarás casi 6 horas en llegar y tendrás que tomar una lancha para llegar a esta paradisiaca playa que, sin duda, recuerda a la de la película “La Playa” de Dany Boyle. Pero además, tal vez hayas oído hablar de la magia que ocurre en las noches sin luna: el fenómeno de bioluminiscencia. Este fenómeno, se da por una especie de placton que hace que de noche el agua brille y se observa cuando pega en los manglares, en la playa o cuando juegas con la arena.

Otro de sus encantos es que puedes acampar en tu casa de campaña o quedarte en pequeñas y románticas cabañas y comer en alguno de sus restaurantitos que usualmente pertenecen las esposas de los pescadores locales. Y si no, puedes prender tu propia fogata y hacer un pescado directo a las brasas que tú mismo hayas pescado.

 

5. Playa Paraíso
Guerrero
Distancia: 460 – 470 km

Esta es otra playa donde te será fácil volver a lo orígenes y al disfrute de la naturaleza y las cosas simples. Su arena es de grosor mediano y tonos tostados, con el mar azulado y grisáceo característico del Pacífico. Rodeado de naturaleza, palmeras y lagunas, esta es aun considerada una playa virgen. También te puedes hospedar en pequeñas y económicas cabañas o llevar tu casa de campaña que puedes instalar ajo preciosas enramadas. Y la gastronomía será igual de fresca y te sorprenderán los mariscos de la costa guerrerense como cocteles de camarón, pescados a la talla o si prefieres tamales de barbacoa preparados en hoja de plátano. Al estar en esta Playa efectivamente sentirás que estás en el Paraíso y que el tiempo se suspenderá durante tu estancia.

 

 

También podría interesarte

Ahora ve
No te pierdas