Escocia decide ser parte de Reino Unido

El rechazo a la emancipación fue un alivio para las empresas y los mercados británicos.
-
Banderas de Escocia y Reino Unido  -  (Foto: Especial)

Escocia rechazó la independencia en un referendo histórico que amenazaba con dividir al Reino Unido y sembrar confusión en los mercados financieros.

La votación a favor de la unión de 307 años es un alivio para millones de británicos, entre ellos el primer ministro David Cameron, cuyo puesto estaba en juego, y para sus aliados en todo el mundo, que estaban inquietos ante la perspectiva de la separación del Reino Unido. 

Los electores a favor de la unión se impusieron con un 55% de los votos, mientras que los separatistas obtuvieron el 45% con los 3.6 millones de sufragios -un récord de asistencia electoral del 85%- escrutados. Pero los líderes británicos dijeron que la unión debe cambiar para ser duradera.

Los vencedores celebraron con aplausos, besos y bebiendo vino en una fiesta en Glasgow, la ciudad más importante de Escocia donde se impuso la opción separatista, mientras que el líder nacionalista Alex Salmond reconoció su derrota frente a la imagen de una enorme bandera escocesa blanca y azul en Edimburgo, ciudad que respaldó seguir en el Reino Unido.

Cameron dijo que el tema de la independencia escocesa quedó zanjado por una generación.

"No puede haber disputas ni nuevas votaciones, hemos escuchado el deseo de los escoceses", dijo el primer ministro fuera de su residencia oficial londinense, en Downing Street.

La Reina Isabel II, quien está en su castillo escocés en Balmoral, hablará sobre la situación más tarde el viernes.

La campaña por la independencia movilizó al país de 5.3 millones de habitantes, pero también dividió a amigos y familias desde las remotas islas escocesas del Atlántico hasta los barrios de clase obrera de Glasgow.

Al conocerse el resultado del referendo, la libra esterlina se apreció fuertemente contra el dólar y el euro. Las acciones y los bonos británicos también subieron, mientras que las empresas con alta exposición a Escocia celebraron el resultado.

Salmond concedió la derrota, pero advirtió a los políticos británicos en Londres que deben respetar la promesa de mayores poderes para Escocia.

"Escocia decidió por mayoría, en esta etapa, No convertirse en un país independiente. Acepto el veredicto de la gente y hago un llamamiento a toda Escocia a seguir su ejemplo al aceptar el veredicto democrático de este pueblo", dijo Salmond.

"Escocia esperará que estos (compromisos) sean honrados de manera rápida", concluyó.

Ahora ve
David Beckham se convierte en el nuevo ícono mundial de estilo
No te pierdas
×