La indiscutible clase del nuevo Clase C

Conoce el auto que mantiene la tradición de Mercedes-Benz y se coloca al frende del segmento.
-
Crédito: Especial  -

Parece mentira que ésta sea apenas la cuarta generación del Mercedes-Benz Clase C, una referencia obligada al hablar de autos compactos de nivel ejecutivo. 

 

Algunos elementos de este auto remiten, de inmediato, al modelo más lujoso de la firma, el Clase S, como las líneas actualizadas (y un poco más juguetonas), el estilo de las lices frontales y posteriores, las proporciones de cofre largo y el extremo trasero más corto. Los acabados y materiales también están a la par de los que integran los autos del tope de la pirámide de Mercedes-Benz.

 

Dentro, el Clase C ejemplifica la tendencia de extraer más potencia de motores cada vez más pequeños. Sus propulsores, todos de cuatro cilindros, son alimentados a presión por un turbocargador: C180 CGI de 1.6 litros y 156 bhp. El siguiente escalón es el C200 CGI con dos litros de cilindrada que entrega 184 bhp, y el tope de gama, el 250 CGI Sport, también de dos litros pero llevado a 211 bhp. 

 

Todas las versiones integrarán la innovadora transmisión 7G Tronic, automática con siete cambios, que permite disponer de la mejor respuesta posible al acelerar y brinda una buena economía de combustible. Al menos, en teoría. 

 

Lo primero que oteamos fue el confort de los asientos, tapizados con suave piel perforada y una atinada combinación de acoquinamiento y soporte. Además, integra numerosos ajustes para encontrar la posición perfecta frente al volante de tres brazos, con controles adicionales para el equipo de audio y el control de velocidad. 

 

El interior tiene un estilo retrofuturista muy particular. Predominan cinco salidas de aire cromadas: tres al centro del tablero y dos en la parte posterior de la consola central: ésta incorpora un controlador giratorio para administrar los recursos del auto a través de una gran pantalla a color que centraliza la información sobre los sistemas del auto y controles como los del climatizador y la calefacción de asientos. Este controlador permite, además. escribir letras con el dedo en un pequeño panel de toque, lo que facilita introducir datos al sistema de navegación y algunos comandos.

 

El Clase C integra numerosos sistemas electrónicos que permiten mantener el control en situaciones límite y estar informado acerca de lo que sucede a nuestro alrededor. Por ejemplo, al cambiar de carril, un indicador en el retrovisor lateral nos avisó de la presencia de un auto fuera del campo visual.

 

La clase está ahí, el refinamiento también y sobre todo, la sensación de perfección técnica. Em definitiva, el nuevo Clase C difumina las diferencias entre los escalones de la marca y proporciona una experiencia de manejo de alta clase. 

Ahora ve
Ellas son las 10 futbolistas más hermosas del mundo
No te pierdas
×