La historia detrás de los nombres de 5 autos famosos

El porqué de los bautizos de algunos de nuestros vehículos predilectos
-
2012 Ford Shelby GT500 (Cortesía de Ford)  -  (Foto: 2012 Ford Shelby GT500 (Cortesía de Ford))

Los nombres que se les da a los automóviles actualmente son el resultado de largas investigaciones mercadológicas, psicológicas, fonéticas y legales. En el pasado esa búsqueda no era tan científica, sin que por ello fuera menos exhaustiva. A veces, el nombre final de un auto era fruto de una idea brillante de último minuto o la solución a un problema que nadie había pensado tener. O, en ocasiones, era el resultado anacrónico de una tradición. Pero nunca era, ni es, gratuito. Todo bautizo automovilístico esconde una historia detrás y es por eso que hoy recopilamos las que esconden los nombres de estos cinco autos prestigiosos.

Porsche 911 

El modelo original del nuevo coupé de Porsche, sucesor del 356, fue llamado 901 por el número de proyecto dentro de los archivos de la marca. Fue develado en el autoshow de Frankfurt en septiembre de 1963. Los primeros 82 ejemplares del 901 estaban listos para ser entregados al momento de la presentación de la versión final en el Autoshow de París en octubre de 1964. Sin embargo, la marca francesa Peugeot reclamó a Porsche el uso de ese número, ya que argumentó tener los derechos de uso de modelos de auto en forma de números de tres cifras con un cero en medio, habiendo vendido muchos modelos de esa forma desde hacía décadas.

La directiva de Porsche simplemente reemplazó ese cero por otro "1" creando así el 911.

Dato curioso: en 1967 se estableció en Estados Unidos el número telefónico 911 para llamar a la policía y servicios de emergencia, y no faltó el politiquillo genial que pensó que Porsche debería cambiar el nombre de su ya para entonces mundialmente exitoso coupé deportivo para no confundir al público norteamericano. Sí, claro.

 

Porsche 911 Sport Classic 2010

Shelby GT350 y Shelby GT500 

Carroll Shelby era un texano de cepa, tan estereotípico como se pueda imaginar, granjero y criador de pollos, corredor extraordinario, ganador de Le Mans como piloto y después como constructor y hombre de negocios. Le dio al mundo el reverenciado Shelby Ford AC Cobra, una explosiva amalgama de un chasis deportivo británico con un potente V8 hecho en Detroit. Todo un héroe que, además, puso sus manos en el famoso Ford Mustang para crear versiones de alto desempeño y competencia.

Al estar lista la primera de ellas en 1965, sólo faltaba el nombre. Tras varias acaloradas horas de discusión con su equipo sobre cómo debería llamarse ese Shelby Mustang, finalmente le pidió a uno de sus asistentes que contara los pasos entre su oficina y el edificio principal. Así el auto pasó a llamarse Shelby Mustang GT350.

Algo más simple aún ocurrió cuando desarrolló una versión más poderosa. Sus competidores principales ya tenían versiones muy potentes en el mercado: Chevrolet tenía los motores 427 y Chrysler/Dodge/Plymouth tenían el 440. Por eso fue lanzado como Shelby GT500, sólo para tener un número más grande qué presumir.

 

Ford Shelby GT500 2012 

La "i" de BMW 

Salvo los autos desarrollados por la división "M", todos los nombres de modelos de la marca BMW terminan con la letra "i": 428i, 235i, 118i, 328i. En los años sesenta, la nomenclatura de BMW se refería casi exclusivamente a la cilindrada del motor y cuando se creó una versión deportiva del BMW 2000, ésta fue acompañada por las letras "TI" por "Touring International". Para 1969, la nueva versión de este auto fue equipada con un moderno sistema de inyección de combustible, dejando atrás los carburadores, de modo que la nomenclatura recibió una "i" adicional, de modo que se llamó BMW 2000Tii; al año siguiente la "i" fue añadida al final del número del modelo a todos los autos equipados con inyección de combustible. Con el paso del tiempo, la inyección se volvió el sistema por defecto y desapareció la carburación, pero de algún modo la "i" permaneció y es parte importante de la identidad de la marca.

Dato curioso: la submarca de autos eléctricos avanzados de la firma alemana es denominada "i" aunque nada tiene que ver con el origen del uso de esta letra.

BMW 328i Convertible 1995 

El Jeep 

El pequeño vehículo militar que ayudó a ganar la Segunda Guerra Mundial es uno de los automóviles más famosos y reconocibles en la historia del automóvil. Su silueta y míticas cualidades para pasar por donde sea lo convirtieron en una referencia obligada y originó toda una categoría una vez que pasó a la vida civil después de la guerra.

El nombre Jeep en sí, se supone que viene de una descripción de sus cualidades: General Purpose, y el sonido de las siglas en inglés: GP.

Otra teoría de la época, que no ha sido desmentida del todo (quizá porque ya nadie se acuerda), es que el nombre viene de Eugene The Jeep, un personaje de la famosa tira cómica Popeye que apareció a mediados de 1936. Este animalito proveniente de la cuarta dimensión tenía propiedades mágicas, podía transformarse y hacer cualquier cosa que quisiera.

Quizá la primera sea la real, pero me parece más interesante la segunda.

Jeep Wrangler 

El misterio del Volkswagen Golf

El gustado compacto de Volkswagen fue el sucesor en Alemania del VW Escarabajo (Vocho por estos lares) en 1974. La primera generación del Golf cambió por completo lo establecido con el Vocho: motor y tracción delanteros, enfriamiento líquido y carrocería monocasco. Su nombre no tiene nada que ver con el juego de reyes nacido en Escocia: VW usaba nombres derivados del clima o vientos, como el Scirocco, que es un viento del Mediterráneo; Passat, que es un viento pasajero; Jetta que viene de Jetstream, o corriente de chorro; de modo que oficialmente Golf viene de la palabra alemana golfstrom o corriente del golfo. Hasta aquí, la historia oficial era esa; pero un descubrimiento reciente apunta a que en realidad Golf era el nombre de un magnífico caballo perteneciente a Hans-Joakim Zimmermann, director de compras de VW de 1965 a 1995. El caballo Golf impresionó al Presidente de VW Horst Münzner a tal grado que, cuando fue mostrado el prototipo del nuevo auto, llevaba el nombre Golf. Esta historia la contó el mismo Zimmermann durante una reciente visita al museo de VW. Lo que se puede inferir es que al menos el espectacular caballo influyó en la elección del nombre final del Golf.

Dato curioso: el Golf se llamó en México Caribe, que era uno de los nombres alternativos que se tenían en Alemania para el auto.

Volkswagen Golf GTI

También podría interesarte

Ahora ve
10 películas que te harán un experto en sexo
No te pierdas
×