Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Nuestras Historias

Publicidad

Cupra e-Racer, el eléctrico de carreras más rápido del mundo

El nuevo integrante eléctrico de la familia Seat alcanza los 100 km/h en tan solo tres segundos.
Cupra e-Race
Cupra e-Race El nuevo eléctrico de competición puede alcanzar 270 k/h (Foto: Cortesía de la marca)

El mundo de las carreras eléctricas ya cuenta con un exponente que supera los 250 km/h. Se trata del CUPRA e-Racer , el primer turismo de competición totalmente eléctrico, que con una batería de 6,072 pilas y cuatro motores, puede alcanzar los 100 km/h en tan solo tres segundos.

La batería de la más reciente creación de Seat , que está basado en el Cup Racer de gasolina, es tan ponte como nueve mil pilas de teléfono celular juntas. Tiene un total de 23 paneles, de 264 unidades de carga cada uno y para ser recargado, se necesitan únicamente 40 segundos.

“La potencia es, sin duda, uno de los aspectos más sorprendentes de este vehículo. El CUPRA e-Racer alcanza las 12 mil revoluciones, frente a las seis mil 500 de un auto de competencia de gasolina, y todo con una sola marcha”, afirmó Xavier Sierra, director técnico del proyecto de desarrollo de este modelo.

Cupra e-Racer
La batería del Cupra e-Racer cuenta con más de seis mil pilas.

Los motores eléctricos necesitan menos mantenimiento, son más eficientes y a diferencia de otros modelos, el CUPRA e-Racer emite un chillido parecido al de un mosquito y está equipado con una nueva tecnología de visión trasera proporcionada en el tablero y usa tres cámaras en lugar de los tradicionales retrovisores.

Cupra e-Racer
Las 12 mil revoluciones de este modelo lo convierten en el más potente de los eléctricos.
Publicidad

El aspecto es importante, y este CUPRA toma como base el chasis del León; a esta estructura se le añadió elementos de seguridad, como el arco interior, adecuado para las competencias en las que se plantea utilizarlo.

Deportivos, de lujo, clásicos...
Te enviamos la información de tus autos favoritos.

Publicidad