Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Volkswagen T-Cross, un SUV hecho para la ciudad

Con mayor espacio entre ejes que la versión europea, buscará consolidarse como un SUV citadino. Nuestra primera prueba descubrió sus virtudes.
T-Cross completo.jpg

Destacar en el competido mercado de los SUV no es tarea sencilla. Eso lo saben los ingenieros de Volkswagen y dotaron al nuevo T-Cross con los elementos que más se buscan para un vehículo citadino y familiar: espacio y seguridad. Calificado con cinco estrellas en las pruebas de seguridad de Latin-NCAP (la máxima evaluación del organismo), T-Cross se presenta en México desde Brasil con mayor distancia entre ejes que su versión europea, lo que se traduce en mayor espacio interior.

Una de las principales armas de este SUV es el diseño, que mantiene el ADN de la gama de Volkswagen, tomando elementos de los bien recibidos Tiguan y Teramont, así como un aspecto deportivo y juvenil. En cuanto a motorización, cuenta con el 1.6 litros que genera 110 hp y 114 lb-pie de torque, ligado a una transmisión manual de 5 velocidades o una automática Tiptronic de 6, que promete un consumo de combustible de hasta 21.1 km/l (carretera).

Producido en la nueva MQB, la plataforma modular del grupo, T-Cross tiene un completo sistema de infoentretenimiento, asientos cómodos y buena distribución de los espacios de almacenamiento; así como ayudas al manejo, que en el día a día se convierten en elementos de seguridad. Además, cuenta con seis bolsas de aire, ABS, ESC, sensores de reversa, indicador de presión de neumáticos y asistente de pendiente, características que le dieron su alta calificación ante el Latin-NCAP.

Publicidad
T-Cross Parrilla.jpg

Uno de los adelantos que incluye es el tablero digital , una de las innovaciones de Volkswagen para sus nuevos modelos, que integra mapa de navegación, página de infoentretenimiento, datos del viaje, información del vehículo y tacómetro y velocímetro. Cada página se puede personalizar de acuerdo a los gustos y necesidades del conductor y es independiente a la pantalla de la consola de infoentretenimiento.

Ya en el manejo, T-Cross tiene una buena suspensión, dirección bastante precisa y obedece a lo solicitado, aunque no cuenta con mucho brío en el arranque debido a su eficiente motor. Esas características lo mantienen como un SUV familiar y citadino, donde una potencia mayor no es necesaria, pero sí las características de comodidad y el techo panorámico más grande del segmento. El nuevo T-Cross llega a nuestro país en cuatro versiones: Trendline, Confortline, Highline y Highline edición limitada.

Deportivos, de lujo, clásicos...
Te enviamos la información de tus autos favoritos.

Publicidad