Y el premio al mejor conductor es para…

Valoramos a los 5 presentadores más acertados de la historia de los Oscar
-
5. Hugh Jackman (2009)  -  (Foto: 5. Hugh Jackman (2009))

87 ediciones de los Oscar han dado para muchos presentadores. Desgraciadamente no podemos decir que todos han sido buenos. Es más, los premios nos han dejado con amargos recuerdos protagonizados por unos incompatibles James Franco y Anne Hathaway, un David Letterman fuera de su late night o un demasiado incorrecto Seth MacFarlane.

Mientras se debate si Neil Patrick Harris fue gracioso (con el gag de los calzones) o poco memorable, como apuntan algunos, creemos que es hora de revisar quiénes bordaron su papel en la fiesta del cine. Estas son nuestras 5 elecciones:

5. Hugh Jackman (2009)

Una verdadera sorpresa para todos cuando un hiperactivo Hugh Jackman inauguró la ceremonia con un magnífico número musical. Además de por su clase, el australiano es recordado como uno de los mejores conductores modernos.

4. Frank Sinatra (1963)

Pocos tenían el estilo de La Voz. El crooner llenó la velada de categoría con un monólogo ocurrente y mordaz que logra situarse en lo alto de nuestra lista.

3. Johnny Carson (1979)

El presentador de The Tonight Show es el ejemplo perfecto de cómo alguien del mundo de la televisión puede ser un magnífico anfitrión de los Premios de la Academia. El rey del Late-Night repitió hasta 5 veces su función en la noche del cine. Citas como “veo muchas caras nuevas, especialmente en las cara viejas”, lo transforman en un ingenioso showman.

2. Billy Crystal (1992)

El cómico ha presentado la ceremonia en nada más ni nada menos que 9 ocasiones. No hay duda de que algo hará bien. Billy Crystal sabe cómo ofrecer un show a su audiencia cargado de música y humor ligero. Todavía nos acordamos de cuando entró caracterizado proféticamente de Hannibal Lecter en el 92, la misma noche que El silencio de los inocentes se llevó el máximo galardón.

1. Bob Hope (1939-1977)

19 veces tuvo la Academia a Bob Hope como maestro de ceremonias. Se trata de un número grande (igualito al número de nominaciones que tiene Meryl Streep) que lo corona como el rey indiscutible de los Oscar. Su conexión con la audiencia y su encanto vieron pasar las ceremonias no televisadas y el paso del blanco y negro al color. Un verdadero conductor atemporal y mítico de la gala.

Ahora ve
Los mejores momentos de Carrie Fisher
No te pierdas
×