7 cosas que no sabías sobre Parque Jurásico

Con motivo del estreno de Jurassic World, repasamos anécdotas del clásico de 1993
-
Jurassic Park (Steven Spielberg, 1993)  -  (Foto: Jurassic Park (Steven Spielberg, 1993))

Llegó el momento de volver a quedarnos petrificados al escuchar esas pisadas tremendas de T-Rex o ocultarnos ante el menor signo de esos velociraptores inteligentes que cazan en manada. El catastrófico parque de animales prehistóricos vuelve a abrir sus puertas con el estreno de Jurassic World, con Chris Pratt como protagonista y dirigida por Colin Trevorrow. La amenaza de un nuevo dinosaurio inteligente creado genéticamente parece algo tal vez demasiado actual en una franquicia donde "la naturaleza se abre su camino".

Es por eso que nos hemos visto con la obligación moral de revisitar la primera entrega dirigida por Steven Spielberg en 1993Jurassic Park es un clásico generacional que asombró a las audiencias al mostrar unos impresionantes dinosaurios generados por computadora. Una verdadera obra maestra del cine de aventuras que sigue en la mente de todos nosotros y que nos hace asociar un vaso de agua vibrando con lo peor. Acá te develamos siete curiosidades que no sabías sobre el filme que marcó una generación.

El palenontólogo rechazado

El protagonista, el Dr. Alan Grant, acabó siendo encarnado por Sam Neill. Aún así, él no fue la primera opción de Spielberg. William Hurt y Kurt Rusell pudieron haber interpretado a este experto en dinosaurios, aunque el favorito siempre fue Harrison Ford. El actor quizás vió el papel demasiado parecido al que le hizo famoso, Indiana Jones. Sin duda, arqueólogo y paleontólogo son parecidos, pero Ford sigue arrepentido por no haber accedido.

Una nueva especie

Al principio de la película podemos oír al Dr. Grant mencionando que los velociraptores eran como grandes pájaros. Estas palabras provocan la risa de un niño que los llama "pavos grandes". Pues bien, el original fue cambiado por el director al no considerarlo terrorífico por los mismos motivos. Así, el velociraptor mongoliensis pasó a no tener plumas y a ser más grande. Lo curioso de todo esto es que se descubrió una especie idéntica durante la producción de la película que se llamó Utahraptor. Una coincidencia asombrosa con la que aprendimos rápido, como el niño gordo, a no reírnos de ellos.

El caos se lleva a la chica

¿Recuerdan aquella escena de la gota de agua? En ella el Dr. Ian Malcolm (Jeff Goldblum), el carismático matemático escéptico, le explica la teoría del caos a la novia de Grant, Ellie Sattler (Laura Dern). Para ello usa una gota sobre su mano para mostrar lo variable y caótico que es el universo. Aunque en verdad se trata de una estrategia para flirtear con la paleontóloga. Pues bien, resulta que, en la vida real, Dern se comprometió con Goldblum tras el rodaje de la película. Aunque el romance se acabó antes de la secuela...

El grito del T-Rex

Algo que resulta difícil, por no decir imposible, es saber qué ruido infernal hacían los dinosaurios en la prehistoria. Es por eso que el equipo de sonido tuvo un arduo trabajo para encontrar el sonido indicado: híbridos de animales dignos de científicos locos. Para el T-Rex utilizaron los sonidos del tigre, el cocodrilo y el de un bebé elefante. Para otros, como el graznido terrible del venenoso Dilophosaurus, se usó la víbora de cascabel, el mono aullador y aves como el cisne y el halcón. En el caso del velociraptor, por increíble que parezca, se usaron los inofensivos sonidos de la morsa y el delfín.

La lengua del velocirraptor

Una de las anécdotas del rodaje es cuando Phil Tippet, el supervisor de arte de los dinosaurios, creó un montaje en stop-motion de la escena de la cocina. En ella, los velociraptores no paraban de sacar una lengua como de serpiente. Cuando el famoso Jack Horner, paleontólogo que asesoró la película, lo vio, regañó a Tippet diciéndole que quitara de inmediato las lenguas. Según dicen, argumentó a gritos: "los dinosaurios son, en todo caso, aves. ¡No reptiles!". 

El huracán

Sabemos que el parque se cierra por una tormenta tropical, pero lo que quizás no sabías es que realmente un huracán golpeó la isla de Kauai (Hawaii) mientras se rodaba la película. El huracán Iniki fue el más fuerte registrado hasta la fecha en el archipiélago y parece ser que el anciano actor Richard Attenborough, John Hammond en la película, durmió perfectamente esa noche. Cuando le preguntaron cómo lo hizo, él argumentó que era menos que los bombardeos de Londres durante la Segunda Guerra Mundial que vivió de niño.

Además, si a alguien le suena la isla de Kauai, puede ser debido a que, tras Jurassic Park, fuera el escenario de la serie Lost. El mundo es pequeño, al fin y al cabo.

La contribución de Earth, Wind & Fire

Ya hemos hablado de la icónica vibración del agua cuando el T-Rex se acerca, aunque no de cómo fue inspirada. Al parecer, Spielberg se encontraba en su auto escuchando Earth, Wind & Fire con el bajo muy alto. Los golpes del sistema de sonido le hicieron pensar en el dinosaurio. Por lo tanto, las vibraciones del agua se consiguieron con una cuerda de guitarra y un motor en marcha para que el cristal se sacudiera.

También podría interesarte

Ahora ve
Revive las muertes más impactantes de Game of Thrones en este video
No te pierdas
×