Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Nuestras Historias

Publicidad

El hechizo de Michael Jordan

Hace exactamente 35 años, el mejor jugador de la historia debutó en la NBA.
Michael Jordan
Michael Jordan debutó en la NBA el 26 de octubre de 1984 contra los Bullets de Washington.

En retrospectiva, la carrera de Michael Jordan adquiere un sentido mágico. El 26 de octubre de 1984 pisó por primera vez una duela de la NBA. Enfrentó a Washington, que en ese entonces se llamaban Bullets, y, aunque tuvo doble marcación personal, anotó 16 puntos, acumuló seis rebotes y realizó siete asistencias. Esa temporada fue el Novato del Año y, pronto, el 23 de su espalda —un número que carecía de importancia— adquirió un significado más allá del matemático. Esos dos dígitos simbolizarían la ingravidez. Porque si algo impresionaba de este basquetbolista que conquistó las seis finales que disputó con los Bulls de Chicago, es que parecía desafiar las leyes de la física. Su cuerpo levitaba a tal grado que su silueta —una mano alzada con el balón mientras abría las piernas para clavarlo— se tornó en el logo de su propia marca, Air Jordan, de Nike. Este año se cumplieron tres décadas de “The Shot”, ese momento de los playoffs contra Cleveland en el que perdían por un punto de diferencia y restaban cuatro segundos para el fin, cuando Jordan le dio la victoria a los Bulls con un tiro agonizante. Resulta simbólico que en su último partido, el 16 de abril de 2003, vistiera la playera de Washington. Lo es porque el equipo contra el que debutó había cambiado su nombre a Wizards. Es decir, Jordan se retiró como lo que fue, un mago.

Historias deportivas en tu correo
Te enviamos la información más relevante sobre deportes.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad