Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Nuestras Historias

Publicidad

Las múltiples conexiones de Frank Sinatra con la mafia

La cosa nostra siempre acompañó la vida artística del cantante, convirtiéndose en un peso y una ventaja a la vez.
Frank Sinatra
Frank Sinatra Te contamos su nexos con la mafia

Casi como si se tratara de la omertá –la ley del silencio de la mafia siciliana–, todos callaban lo que sabían: aquel famoso crooner que se sentaba en la mesa con capos del crimen organizado neoyorquino de la talla de Lucky Luciano, Guarino “Willie” Moretti o Sam Giacana era, en realidad, uno más entre ellos. Frank Sinatra nunca negó tener amistades poderosas y hasta fue llamado por una comisión de la Cámara de Representantes a declarar respecto a dichas conexiones en 1972.

Quizás lo que fuera una proyección artística al principio para “La Voz” se convertiría más tarde en un lastre profesional. Aunque no se llegó a demostrar jamás que Sinatra estuviera vinculado a ninguna actividad ilegal, lo cierto es que la mafia y él estaban más que estrechamente unidos. Aquí cinco anécdotas que lo demuestran:

Frank Sinatra
Nancy Barbato

1. Érase una vez en América

Publicidad

Desde su adolescencia Sinatra ya era un tipo duro. Crecido en Hoboken, un humilde suburbio italiano en Nueva Jersey, vio como sus amigos se labraban una carrera cuestionable a través de la venta de alcohol o el juego durante la prohibición de los años 20. Su madre, Natalina “Dolly” Garaventa, quien regentaba también una taberna speakeasy –obteniendo el alcohol de la mafia– y una rumoreada clínica de aborto ilegal, lo educó para ser un “uomini rispetatti” o hombre respetable. Por supuesto, a la manera italiana.

2. Una oferta que no podrá rechazar

A finales de los años 30, Frank se hizo amigo del mafioso Willie Moretti. Al parecer, Nancy Barbato, la primera mujer del cantante, era prima de uno de los secuaces de Moretti y este se dispuso a ayudarle con su carrera, a cambio de favores como cantar en la boda de su hija –ya ahondaremos más tarde en las conexiones con determinada película–. Pronto, comenzaría a actuar en clubs de Nueva Jersey y su contrato con la orquesta de Tommy Dorsey no tardaría en llegar. Sin embargo, en 1940, la popularidad del cantante sería tan grande que este desearía un contrato más lucrativo para él, obviamente topándose con la negativa de Dorsey. Se rumorea que “La Voz” pidió ayuda a Moretti y que una pistola en la boca de Dorsey acabaría logrando que le vendiera el contrato por un mísero dólar.

3. Mantén a tus enemigos aún más cerca

Tras nuestro último punto, es evidente que la historia real de Sinatra tenía mucho que ver con la de un personaje de ficción: el cantante Johnny Fontane de El Padrino. El propio autor, Mario Puzo se basó en el artista para su novela, pero los problemas vinieron cuando la novela fue llevada a la pantalla grande por Francis Ford Coppola. Las similitudes son demasiado obvias entre ficción y realidad. Ambos visten trajes blancos, tienen problemas con el alcohol, son mujeriegos –véase la foto en comisaría de 1938 por cargos de adulterio–, se valen de su influencia con la mafia para favorecer sus carreras y cantan canciones románticas en bodas de mafiosos. Tanto es así, que Coppola asegura que Sinatra se aproximó personalmente para pedirle que no diera tanta importancia al personaje, el cuál tiene un capítulo entero dedicado en el libro, y, consecuentemente, fue minimizado en la cinta.

Frank Sinatara
Se dice que el personaje de Johnny Fontane de El Padrino estaba inspirado en Frank Sinatra

4. Sed de mal

Sin embargo, quizás el motivo por el que Sinatra no quiso que se le vinculara con Fontane es que era un personaje débil, cosa que él no era. Se cuenta que la prensa nunca informó de sus presuntos malos tratos a sus múltiples mujeres. Así, Nancy Barbato, Ava Gardner, Mia Farrow o Barbara Marx padecían golpes derivados de su alcoholismo, algo que no se conoció hasta los setenta debido a su amplio poder en el hampa neoyorquino y a que pistolas como las de Lucky Luciano tenían amenazado a cualquier periodista con ganas de hablar.

5. Conexión con la Casa Blanca

Otra de las famosas amistades del crooner era el malogrado John Fitzgerald Kennedy y se dice que sin él este no hubiera logrado ser presidente. Por ejemplo, 120 mil votos que permitieron su victoria sobre Nixon pertenecían al sindicato de mineros del carbón de Virginia Occidental, controlado por Sam Giacana, otro amigo mafioso. Además, también se especula que Sinatra fue quién le presentó a Marilyn Monroe, la mujer más deseada del mundo, o la famosa amante Judith Campbell al presidente.

No obstante, la relación con Giacana acabó tan pronto como cuando Kennedy nombró a su hermano Robert como fiscal de la nación con el objetivo claro de perseguir a la mafia. La leyenda dice que el capo mafioso, enfurecido y sin recibir respuesta de Sinatra, ordenó el asesinato de su cantante favorito. Antes de ello, escuchó That’s Life y bebió un vaso de Jack Daniel’s sólo para acabar arrepentido y confesarle a uno de sus guardaespaldas que jamás podría hacer daño a alguien a quién Dios hubiera bendecido con una voz tan maravillosa.

Pese a su historia de conexiones con la mafia, también es cierto que si algo llevo a Sinatra a ser uno de los cantantes más influyentes del s.XX eso fue su voz y talento. Sin duda, se trató de una figura con claroscuros y problemas pero es indiscutible que hizo las cosas a su manera, buena o mala y con excesos dignos de rockstar así como amistades peligrosas.

Newsletter

Has quedado suscrito al newsletter

Publicidad
Publicidad