La historia de Jimmy Page y sus pactos con el diablo

Para celebrar el cumpleaños 73 del legendario guitarrista, recordamos los años en que decían que Jimmy Page había hecho pacto con el diablo y de ahí las tragedias que acecharon a Led Zeppelin.
¿En verdad tenía pactos del más allá?
Jimmy Page  ¿En verdad tenía pactos del más allá?  (Foto: Cortesía)

Dicen que algo diabólico se había apoderado de Led Zeppelin a mediados de los años 70, la banda parecía maldita. Jimmy Page y Robert Plant vacionaban en la isla de Rodas con sus familias. El 3 de agosto de 1975, Page dejó a Plant y su familia pues había escuchado que la Abadía de Thelema estaba en venta. Jimmy Page no podía dejar pasar la oportunidad de comprar otro lugar donde había vivido Aleister Crowley, su brujo de cabecera. Jimmy Page tenía una fascinación por las doctrinas del maestro del ocultismo, incluso su admiración hacia él lo motivó a comprar la Boleskine House, la mansión de Crowley a orillas del Lago Ness, un castillo con una fama nada privilegiada y relacionada con fantasmas y maldiciones.

Al día siguiente, Robert Plant y su familia tuvieron un accidente automovilístico en Rodas. Maureen, esposa de Plant, conducía, y salió con una fractura de cráneo y pelvis; sus hijos Carmen Jane, de siete, y Karac Pendra, de cinco, junto a la hija de Page, Scarlett Lilith Eleida Page, iban el parte trasera del carro. Robert Plant se fracturó el codo y el tobillo. Los hijos de Plant resultaron con lesiones en todo el cuerpo, pero la hija de Page, Scarlett Lilith, salió sin un rasguño.

Led Zeppelin
 Led Zeppelin  (Foto: Cortesía)

Después, en 1977, Led Zeppelin estaba de gira para promover el disco Presence. El 26 de julio, Plant recibió una llamada fatal de su esposa: Su hijo, Karac, presentaba un extraño virus estomacal; Karac murió en la ambulancia en camino al hospital. Robert Plant cayó en una profunda depresión. Periodistas inventaron historias de una supuesta rivalidad entre Robert Plant y Jimmy Page porque, supuestamente, el guitarrista practicaba brujería.

En 1980, la tragedia que terminó de una vez por todas con Led Zeppelin fue la muerte del baterista John Bonham, el gran Bonzo era un borracho empedernido y adicto a la heroína. La mañana del 24 de septiembre, Bonham se recetó para desayunar una tanda de vodkas que lo acompañarlo hasta terminar el día. Por la noche, en una fiesta de Jimmy Page, Bonham terminó tumbado en un sofá, pero jamás despertó. Murió con 32 años por una congestión alcohólica de anotología, se ahogó con su propio vómito. El periódico Evening News publicó un artículo con el titular “El misterio de la ‘magia negra’ de Zeppelin” y comenzaron a circular numeroso rumores que aseguraban que Page había compuesto canciones diabólicas en el interior del castillo que pertenecía a Crowley. DEeahí salió la icónica “Stairway to Heaven”, que supuestamente fue dictada letra a letra, acorde tras acorde, por el mismo Satanás.

En una charla que tuve con Robert Plant en 1994, cuando vino a México a tocar parte de su disco Fate of Nations, Plant vestía una playera de Jesucristo y me dijo: “Hay canciones de Led Zeppelin que es mejor no volver a tocar jamás. Entre ellas, ‘Stairway to Heaven’, creo que es una canción que me trae malos recuerdos y tiene una vibra muy especial”. Robert Plat ha evitado tocarla desde entonces, sólo en honrosas situaciones como en la reunión de Zeppelin, cuando tocaron el 10 de diciembre 2007, en el concierto benéfico en memoria del ejecutivo musical Ahmet Ertegun, fundador de Atlantic Records.

Ahora ve
Andy Warhol llega al Museo Jumex en la CDMX
No te pierdas
×