Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Nuestras Historias

Publicidad

¿Por qué las mejores bandas de rock vienen de Inglaterra?

Steven Wilson (Porcupine Tree) y Steve Rothery (Marillion) nos llevan de la mano por momentos y lugares emblemáticos que marcaron a la música inglesa
The Beatles
The Beatles Liverpool

¿Por qué las mejores bandas provienen de Inglaterra, ya sea rock clásico, heavy metal, progresivo, punk, rock gótico, new wave o el mismo brit pop? “No sé si sea lo miserable de nuestras vidas”, dice convencido el guitarrista de Marillion, Steve Rothery, “pero creo que la melancolía ha marcado mucho a la música inglesa. Muchos de los músicos que hoy son grandes, provenían de la clase trabajadora”.

“Como músico inglés, puedo decirte que el clima que tenemos tiene un impacto en la gente”, advierte Steven Wilson, considerado como el último gran genio del rock progresivo. “En Inglaterra hay mucha sensibilidad y algo de melancolía. Somos una isla, no somos parte de Europa, somos algo aparte. Esa arrogancia nos ha dado una identidad perfeccionista y genuina”.

“No es que sea patriota, pero Inglaterra es el país más importante para la música pop y rock de todos los tiempos”, advierte Steven Wilson, sentado en la sala de su casa. “No sólo tienes a The Beatles, Pink Floyd, Led Zeppelin o Black Sabbath, la lista es interminable. Inglaterra es la casa de la música pop y rock, y al sentirte parte de una tradición, te estimula a querer ser diferente del resto de nuestra historia. No copies a nadie más, crea tu propio estilo. Eso es muy diferente para los estadounidenses, ellos tratan de encajar en el mercado. Los ingleses somos más arrogantes, ahí tienes a Radiohead, ellos son únicos”.

Radiohead
Tenemos dos temas 'ocultos' en plataformas de música

Si tuviéramos que descifrar cuál sería el momento más importante para la música inglesa, tendríamos que remitirnos a los Beatles por su creatividad, pero también a Sex Pistols por su aportación a una moda visual o a Pink Floyd por sus viajes musicales. “El momento crucial fue el nacimiento de la idea de que la música rock podía ser considerado arte, no sólo algo pop” dice Wilson. “A finales de los 50 y principios de los 60, teníamos arte: música clásica, cine, pintura, literatura y el cine, eran expresiones de arte de alta clase, mientras que la música pop era considerada clase baja. Entre 1965 y 1969, hubo una transición de la música pop, pasó de ser algo trivial a ser considerado una forma de arte. Diría que en 1967, con Sgt. Pepper, Are you Experienced?, de Jimi Hendrix y el primer disco de Pink Floyd, la música inglesa se volvió única”.

“Definitivamente fue The Beatles la gran explosión de la música inglesa”, asegura Rothery, “teníamos una banda que estaba conquistando el mundo, aunque también The Rolling Stones. En cuestión de composición, The Beatles fueron una verdadera alternativa, crearon una nueva forma de componer y hacer música”.

Publicidad

Los venues

“El Marquee, inaugurado en 1962, es el club más famoso en Londres”, dice Wilson, “pero realmente era un hoyo, era horrible. Era sucio, frío, los vestidores estaban cubiertos de moho, era húmedo, pequeño pero, finalmente, legendario. En este lugar tocaron las mejores bandas que puedas imaginar, como Queen, Jimi Hendrix, David Bowie, Pink Floyd, Elton John, The Who, Yes, Led Zeppelin, Genesis, The Clash, The Police, The Cure y Sex Pistols, entre muchos otros”. Para Rothery, “era increíble tocar aquí. Grabamos nuestro primer disco Script for a Jester’s Tear en los estudios que estaban en la parte trasera del lugar. No era un lugar muy grande, incluso era algo miserable, completamente pintado de negro, el suelo pegajoso y oliendo a cerveza, pero con una vibra única, tuvimos muy buenos conciertos ahí.

También recuerdo con cariño el Hammersmith Odeon, aquí tuvimos muchos conciertos y Marillion se volvió grande. Ahí vi a Iron Maiden, Saxon, Frank Zappa, fue un lugar clave en Londres para tocar”.

Battersea Power Station
Battersea Power Station, el lugar emblemático a las orillas del Río Támesis, que sirivó para la portada de 'Animals', de Pink Floyd

Malcolm McLaren y la moda punk

“Malcolm fue potencial para la música punk, pero también inventó una imagen para el rock. Cada chamarra de piel, una prenda de mezclilla, las camisas rotas que usa tu banda favorita provienen de su imaginación”, dice Rothery. “Le dio a la juventud un sentido iconográfico para ser rebelde”, interviene Wilson, “ser rebelde se convirtió en un producto, cambió la cultura de la juventud. Ahora, la música ya no tiene la capacidad de cambiar una cultura juvenil, porque los chicos no buscan la música como estilo de vida, ellos buscan videojuegos o las redes sociales como rebelión. La música nunca volverá a tener ese impacto cultural”.

El movimiento del Brit Pop

“Cada ciertos años hay una reacción”, dice Rothery, “en los 90 hubo una necesidad de crear una nueva cultura pop con bandas como Oasis, Blur, Pulp, etc. Realmente fue un movimiento muy retro, le dio una nueva sensibilidad a una generación”. Para Wilson, “el problema con el Brit Pop fue que era una reacción contra la música de los 80, que ambiciosa, brillante, mientras que el Brit Pop tenía la idea de regresar a lo básico: cuatro integrantes, tocando como la clase trabajadora, básicamente haciendo música como se hacía en los 60, muy retro. La rivalidad entre Blur y Oasis era una copia de la enfrenta entre los Stones y The Beatles”.

Oasis
Vamos, Liam, no nos hagan sufrir más.

El futuro de la música inglesa no pinta bien

“La industria musical ha cambiado en este siglo, ahora sólo tienes que ser mega exitoso, pero todo a través de programas de televisión. La gente no quiere hacer arte, quieren ser famosos. Es lamentable, porque aún hay mucho talento en Inglaterra”, confía Steve Rothery.

“El top 40 se ha vuelto aburrido. Está compuesto de DJs y cantantes de los que nunca había escuchado hablar de ellos”, asegura Steven Wilson. “Tenemos boy bandas como One Direction y muchos cantantes salidos de reality shows. El futuro de la música no se ve bien, creo que la música ya perdió su poder para impactar en la cultura y la sociedad. Hay un cantante llamado Jake Barker que es enorme en Inglaterra, tiene escasos 20 años, suena como Bob Dylan, pero versión light. Se roba una personalidad para una generación X Factor. Tenemos muchos artistas vendiendo un montón de discos, suenan a copias de los grandes, ya sea Tom Waits o Bob Dylan, pero en versión ligera y cómoda. Así como Snow Patrol suena a una versión ligera de Coldplay, luego Coldplay suena una versión suave de Radiohead, y así sucesivamente, la tendencia es copiar y ser cada vez más fácil de vender.

Desafortunadamente, la mayoría de la gente ya no escucha discos, ponen la música sólo para ambientar una cena fiesta, la ponen en su iPhone mientras bromean, no les interesa comprometerse con la música en la manera cómo solía ser. Si seguimos así, nunca más volveremos a tener una Kate Bush, otro Pink Floyd, no más Beatles, no otros Radiohead, la gente no está lista para comprometerse con la música lo suficientemente profundo", concluye Steven Wilson.

Series, eventos, música y más...
Recibe lo que debes saber del entretenimiento.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad