National Geographic trabaja en un documental que alza la voz por los océanos

Sofisticados equipos de grabación permiten a expertos explorar y retratar los lugares más salvajes del mundo.
Revillagigedo  National Geographic  (Foto: Shutterstock)

Desde 2008, el proyecto Pristine Sea de National Geographic ha enfocado esfuerzos en la conservación de los océanos en todo el mundo. A través de exploraciones científicas que se materializan en productos audiovisuales, muestran los atractivos naturales y exponen sus amenazas. En esta ocasión, dedican un documental a una de las zonas más salvajes de México: el Archipiélago de Revillagigedo.

Enric Sala, explorador residente del proyecto, explica en entrevista que no es un proyecto mediático, se trata de una iniciativa de conservación que busca inspirar a líderes de todo el mundo para impulsar políticas y medidas gubernamentales que protejan estos ecosistemas.

En el caso de las islas ubicadas en el Pacífico mexicano, explica el explorador Octavio Aburto, es una zona de alta abundancia. En ella se encuentran diversas especies de mantas gigantes, tiburones, atún y langostas. Un lugar amenazado por la pesca industrial y deportiva, según observaron durante la expedición.

Las conclusiones de la exploración científica revelaron que es un lugar extraordinario pero que está en peligro. Por esta razón, el grupo de científicos recomendó al gobierno mexicano, a través de la Secretaria del Medio Ambiente, tomar medidas al respecto. Según los entrevistados, el gobierno de Enrique Peña Nieto acogió el llamado y ya trabaja en una propuesta para la conservación. Hoy se discute, a través de una consulta pública que durará 30 días, que esta reserva se expanda a un parque nacional.


El archipiélago Revillagigedo, una zona de alta abundancia.
 El archipiélago Revillagigedo, una zona de alta abundancia.  (Foto: Cortesía)


Gracias a sofisticados equipos como drop-camps, es que los expertos exploran los hábitats de aguas profundas a cerca de 2,000 metros de profundidad. También un sumergible y un minisubmarino para tres personas les permitió descender a 400 metros de profundidad.

Alex Muñoz, director del proyecto para América Latina, habla del caso de Chile como ejemplo de lo que es Pristine Sea. Para 2008, la protección marítima era prácticamente nula en el país suramericano. Sólo el 0,03% de sus aguas eran protegidas. Después de diálogos y trabajo con los diferentes niveles de gobierno, hay cerca de un millón de kilómetros cuadrados de parques marinos en los cuales no se puede pescar.

El proyecto, según Sala, se compone de dos elementos fundamentales: la investigación científica que muestra la riqueza de los lugares y la importancia de protegerlos y el trabajo visual que busca una conexión emocional para sensibilizar a los líderes y los invite a actuar.

Cerca de los 10 años de este proyecto, los logros se traducen en un crecimiento del 3% de zonas protegidas.


Ahora ve
Video: Una mirada diferente al Samsung Galaxy Note 8
No te pierdas
×