Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Nuestras Historias

Publicidad

¿Por qué los instrumentos de estos músicos son inmortales?

Ellos son héroes en la historia de la música contemporánea, pero sus instrumentos parecen tener vida propia. La historia del genio y su instrumento.
Jimmy Page
Jimmy Page Su inseparable guitarra de doble cuello (Foto: Shutterstock)

Ellos son héroes en la historia de la música contemporánea, pero sus instrumentos parecen tener vida propia. La historia del genio y su instrumento.

Jimmy Page
Doble cuello Gibson EDS-1275

Jimmy Page
Un monstruo

Cada vez que Jimmy Page se colgaba la guitarra Gibson EDS-1275, de brazo doble, sabía que era el momento de izar las velas y convertirse en una especie de capitán Ahab para emprender el viaje detrás de su Moby Dick, aquella inspiración de una obra atemporal titulada “Stairway to Heaven”. La guitarra que tiene un mástil con seis cuerdas y otro mástil con doce, edificaba dos paredes de sonidos diferentes con un único instrumento. Aunque ya la había utilizado Pete Townshend, guitarrista de The Who en agosto de 1967, el guitarrista de Led Zeppelin la volvió inmortal. Basta con ver el video del concierto The Song Remains the Same, grabado durante su presentación en el Madison Square Garden, de Nueva York, y atestiguar cómo el héroe de la guitarra se balancea y se inspira al borde la idolatría.

Paul McCartney
Bajo Höfner 500/1 'Violin'

Paul McCartney
El zurdo del cuarteto de Liverpool
Publicidad

Cada vez que escucho “Come Together”, puedo imaginar los dedos de Paul McCartney deslizándose a través de las cuerdas del bajo Höfner ‘Violin’, creando un universo sonoro donde él es un inconmensurable creador todopoderoso. McCartney ha repetido en varias ocasiones que este bajo le gusta por su simetría, y al ser zurdo, lo hace lucir “menos bobo”. El bajo lo adquirió en Hamburgo, a principios de los años 60, cuando Stu Sutcliffe estaba a punto de dejar The Beatles y él iba hacerse cargo como bajista. La presencia de este bajo quedó registrado en A Hard Day's Night y Help!, y, por supuesto, en el Ed Sullivan Show. La compañía alemana Höfner (fundada en 1887) construyó su reputación construyendo violines, cellos, y bajos que emulan la apariencia de un violín. Liviano y hueco, el 500/1 tiene una escala de 30 pulgadas.

B.B. King
Lucille

B.B. King
Y su inseparable "Lucille"

El amor es incendiario o no es amor. El amor sangra, el amor vive, muere, ruega, suplica. Era 1949, Arkansas. Dos hombres devorados por los celos. Se debatían el amor de una mujer. Dos corazones ardientes al borde de la locura provocaron un incendio en un salón de baile. Ahí, quizá por intervención divina, B.B. King logró rescatar su guitarra Gibson. La mujer en disputa se llamada Lucille. Desde entonces, el inmortal músico de blues bautizó a cada una de sus guitarras, incluyendo varios modelos de Gibson y Telecasters. Desde 1980, Gibson comenzó a fabricar el modelo B. B. King "Lucille", que era una variación en la combinación del cuerpo hueca y sólido ES-355. Desde entonces, Lucille supo que, en las manos de B.B. King, el amor debía de ser incendiario o no era amor.

Eddie Van Halen
Frankenstrat

Eddie Van Halen
Otro virtuoso

El guitarrista Eddie Van Halen sabía que estaba creando un fiera indomable: fusionó el aspecto de una guitarra Fender con el sonido de una Gibson. Damas y caballeros, con ustedes Franky, Frankenstein o Frankenstrat, cualquiera de esos nombres nos remiten a una de las guitarras más emblemáticas del heavy metal, de uno de los músicos más virtuosos de todos los tiempos. Eddie compró el cuerpo de fresno y el brazo de arce a Wayne Charvel por la ridícula cantidad de 130 dólares. La ganga no era fortuita, sino se debía a que estaba repleta de defectos. Eddie sabía perfecto lo que quería, redujo la retroalimentación microfónica, instaló la pastilla de una forma "incorrecta", agregó un Floyd Rose, y donde debiera estar el vibrato típico de stratocaster, al guitarrista se le ocurrió atornillar una moneda de 25 centavos con la cara de Whashington. Al final, como le vino en gana, pintó de negro, añadió unas tiras blancas y listo. En 1983, Eddie fue patrocinado por primera vez y, un año después, Kramer hizo suya la idea y diseñó la Frankenstrat, cuyos modelos han sido vendidos en eBay hasta por 30, 000 dólares.

Jaco Pastorius
Bass of Doom

Jaco Pastorius
Una vida vertiginosa

“Hola, me llamo Jaco Pastorius y soy el mejor bajista del mundo", esta frase la repitió John Francis Pastorius III hasta la ignominia. Egótico, provocador, un ser atormentado ­–padecía un síndrome bipolar con frecuentes crisis maniacodepresivas, drogas o alcohol, a veces por turnos, muchas otras en divina convivencia–, él sabía que tenía razón, pero abusaba de vanidad. Jaco Pastorius (1951-1987) marcó un antes y un después. Bendito sea el momento en que Jaco Pastorius se lesionó las muñecas jugado futbol. Él quería ser baterista, y por tal “infortunio” decidió cambiar las baquetas por las cuatro cuerdas del bajo. A los 23 años, Jaco ya estaba tocando junto a Pat Metheny en el apoteósico disco Bright Size Life, al lado del baterista Bob Moses. Pastorius, colaborador con Weather Report, Black Market y Joni Mitchell, sabía que la mejor manera de deslizar sus dedos sería quitando los trastes a su Fender Jazz Bass y hacer una suerte de bajo fretless, idea que hipnotizó a varios músicos como Mick Karn o Tony Levin. El “Bass of Doom”, pulido con barniz poliuretano, tuvo también una historia tan atormentada como su dueño, estuvo “perdido” durante más de veinte años, pero en realidad estaba enredado en una desgastante batalla legal en en manos de un coleccionista en Nueva York, entonces Robert Trujillo, bajista de Metallica y fiel devoto a la música del jazzista, se ofreció a ayudar a la familia de Pastorius en su recuperación.

Steve Vai

Steve Vai
Hizo famosa a la guitarra de siete cuerdas

Dicen que es una de las guitarras más veloces de heavy metal, pero Steve Vai dice “que es puro marketing”, en una charla que tuve con él hace algunos años. “Pero el mejor halago que he recibido es que soy vanidoso, y más con mi cabello”, dice, hace un silencio y estalla en carcajadas. Más allá de su notable humildad, este rápido guitarrista empezó su carrera cuando, a los 18 años, el gran Frank Zappa le incorporó a su banda. A partir de entonces, Vai empezó a trabajar con Joe Satriani, David Coverdale, Whitesnake y David Lee Roth. A partir de la existencia de Steve, las guitarras de siete cuerdas tienen una nueva vida, siendo él quien tuvo un papel determinante en su popularización gracias a su uso en shows y muchas grabaciones que hoy son clásicas. Steve Vaim junto con George Harrison, Keith Richards, Iggy Pop, Iron Maiden y R.E.M. están dentro de la lista de músicos a quienes les han robado su instrumento. La guitarra que robaron a Steve Vai en 1987 apareció días más tarde entre los arbustos de una de sus propiedades. “Supongo que fue mi culpa hacerlas tan valoradas”, recuerda el músico. “Cuando lancé mi disco solista Passion and Warfare en 1990, además de mis en Whitesnake, usé guitarras de siete cuerdas. Las variaciones sonoras y armónicas son únicas”.

Series, eventos, música y más...
Recibe lo que debes saber del entretenimiento.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad