Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Nuestras Historias

Publicidad

9 películas perturbadoras que sólo podrás ver una vez

'Precious', 'Maniac' y 'Hard Candy' , son algunas de las historias que no te harán sentir intranquilo frente a la pantalla
'La pasión de Cristo'.
'La pasión de Cristo'. Impresionó a muchos por su violencia. (Foto: IMDb.)

Aunque la mayoría de estas películas han sido aclamadas a nivel global e incluso han ganado varios premios, o mínimo, han recibido nominaciones al Oscar, lo cierto es que cuando las ves, no te dan ganas de aplaudirlas, sino de apagar la televisión y no volver a verlas jamás.

Desde Hard Candy hasta Irreversible. Este listado te hará planear un fin de semana traumante con cintas para todos los gustos.

1. Maniac

Sí, es con Elijah Wood, pero no te dejes llevar por su cara de niño bueno y eterno hobbit , porque en esta producción, dirigida por Franck Khalfoun (Piraña 3D), interpreta a un asesino serial llamado Frank.

El tipo es un enfermo mental quien se trauma luego de años de ver a su mamá en acción… como prostituta. Frank tiene una concepción muy retorcida de las relaciones, el deseo sexual y las mujeres, y todo lo relaciona con la violencia. Le encanta cazar mujeres, matarlas y quitarles el cuero cabelludo… para después pegárselo a sus maniquies. Y todo eso se ve en pantalla.

Lo más fuerte quizá es que está contada en primera persona, es decir, todo lo ves a través de los ojos de Frank, así que sólo podrás contemplar su enfermo rostro cuando se refleje en alguna superficie y esto hace que la película sea aún más inquietante.

Publicidad

2. Hostal

Esta película inauguró de cierta forma un nuevo género cinematográfico: el “torture porn”. La cinta, dirigida por Eli Roth, cuenta la historia de dos turistas que andan de viaje por Europa y a quienes convencen de hospedarse en un hostal de Eslovaquia.

Cuando llegan se dan cuenta que ahí secuestran a sus huéspedes para venderlos a un empresario que paga un dineral para torturarlos y matarlos. Para hacer más perturbadora la trama, las escenas de tortura son eso, una tortura a la vista, porque son súper gráficas y de pronto hasta puedes ver cómo a una de las víctimas le desfiguran el rostro con un soplete.

Luego de ésta película se hicieron dos secuelas, aunque la que marcó a toda una generación fue la primera.

3. Precious

Aunque tiene un cuasi happy ending, la verdad es que todas las desgracias que le suceden a la protagonistas hacen que no quieras volver a ver esta película.

Precious vive en continua depresión por la vida que le tocó: su padre ha abusado de ella durante tanto tiempo que hasta la dejó embarazada dos veces. Pero eso no es lo peor. Lo que realmente hace perturbadora a esta película es que vive con su madre, quien constantemente abusa de ella, física, emocional y verbalmente… y lo hace de una forma tan real que hasta la actriz, Mo’Nique, ganó un Oscar por su actuación.

4. Requiem por un sueño

Esta película hace honor a su título de principio a fin. Es de las pocas historias que deprimen todo el tiempo y te hacen sentir que no hay esperanza.

Nunca. No insistas. No. Darren Aronofsky es el culpable de esta pieza muy aclamada y perturbadora y que nos presenta las consecuencias que trae la adicción, ya sea a las drogas o a las pastillas para adelgazar (que también son drogas). Los sueños de todos los protagonistas se van a la basura por su adicción y no sólo eso, sino que las vidas de todos quedan en ruinas.

5. Hard Candy

Desde antes de Juno, Ellen Page ya nos había demostrado de los alcances que tiene como actriz. Esta historia es brutal (en el mal sentido) porque la actriz interpreta a una niña de 14 años con los bastantes pantalones para acosar a un depredador sexual. Pero eso no es todo, lo sigue hasta su casa donde lo atormenta psicológica y físicamente (incluso lo amenaza con castrarlo) en escenas que han incomodado a muchos. Y para colmo le da dos “opciones” para dejarlo en paz: o se suicida o le revela a sus seres queridos (novia, familia, amigos) la clase de persona que es.

Aunque es cierto que de alguna manera el personaje es un tipo de vengadora, la manera en la que se presenta hace que tragues saliva una y otra y otra vez.

6. El maquinista

Christian Bale fue aclamado a nivel mundial con este personaje, porque para interpretarlo, bajó casi 30 kilos. ¿Por qué hizo esto?, te preguntarás. En la historia, dirigida por Brad Anderson, Bale interpreta a Trevor Reznik, un operador de maquinaria que no ha dormido en un año. Imagínate las consecuencias físicas y psicológicas que esto le acarrean.

Conforme pasa el tiempo, Trevor empieza a tener alucinaciones y a tener episodios de paranoia que afectan su vida personal y también laboral. Pero lo más fuerte de la película es ver la transformación de Bale; te dan ganas de taparte los ojos (o de ya no ver la película) cuando aparece en pantalla con un físico casi cadavérico. Súper perturbador.

7. Irreversible

Aunque está muy bien hecha y la forma en la que se cuenta la historia es muy innovadora y original, lo cierto es que es muy fuerte para ver, así que por favor, si te la piensas chutar, no invites a tu novia. La historia, protagonizada por los ex esposos Vincent Cassel y Monica Bellucci, está contada de atrás para adelante, o sea, primero verás el final y hasta el último conocerás el comienzo.

En total, son 13 escenas que retratan explícitamente la violación y tortura de la bella Alex en un paso peatonal subterráneo de París. Lo último que te diremos es que cuando se exhibió en el Festival de Cannes, gran parte de la audiencia abandonó la sala, pues no soportó lo brutal de las escenas.

8. La pasión de Cristo

La película dirigida por Mel Gibson dio mucho de qué hablar y no solo por las buenas actuaciones de sus actores (empezando por Jim Caviezel como Jesús), o que toda está actuada en arameo y latín. Lo que trauma a medio mundo, literal, fueron las escenas de la pasión, es decir, su aprehensión, azotes, torturas y por supuesto, la crucifixión.

Cuando se exhibió en los cines, mujeres y hombres por igual lloraban a mares al ver lo que sufría Jesús y muchos preferían cerrar los ojos o de plano, salirse del cine para no verlo escurrir sangre.

9.

Saló, o los 120 días de Sodoma
Esta película de Pier Paolo Pasolini tiene unas escenas tan grotescas que cuando las ves, literal te dan ganas de vomitar. Para su época (se estrenó en 1975), era una propuesta innovadora… y escandalosa. La trama se centra en la Italia de la Segunda Guerra Mundial.

Cuatro libertinos fascistas consiguen a nueve adolescentes (chicos y chicas) y durante 120 días los someten a las torturas físicas, mentales y sexuales más depravadas y crueles que se puedan imaginar. Para esta película sí aplica aquella vieja frase de: “para adultos de amplio criterio”…

Newsletter

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde

Publicidad
Publicidad