Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Nuestras Historias

Publicidad

¿Cómo hacer que un concierto suene bien en el Palacio de los Deportes?

El recinto del oriente de la capital no es el más apto cuando de conciertos se trata, pero hay una solución.
Palacio de los Deportes
El exterior del Palacio de los Deportes.

La cartelera de conciertos que posee Ciudad de México es una de las más vastas del mundo, no sólo en cuanto a número de eventos, sino también por la variedad de géneros y nacionalidades de los artistas que se presentan en ella; sin embargo, esto no era así años atrás.

Hasta a principios de los noventa era imposible contar con la presencia de grandes bandas de forma continua, algo que con el paso de los años fue cambiando. Basta recordar el pasado octubre de 2017 cuando U2, Red Hot Chili Peppers y Paul McCartney , aterrizaron en la capital azteca.

Después del incidente sucedido en Avándaro que vetó al rock en México, los conciertos se vieron reducidos a pequeños y esporádicos eventos y no fue hasta 1991 que INXS dio pie a los cientos de conciertos que se han hecho en el lugar del oriente de la capital.

La cantidad de recitales detonaron después de la visita de Michael Jackson y Madonna en 1993, acontecimientos que hicieron que la oferta rebasara la cantidad de inmuebles disponibles en poco tiempo.

La necesidad de adaptar recintos hizo que el 'domo de cobre' viera desfilar a bandas como Hombres G, Metallica , Billy Joel, Guns N' Roses y Paul McCartney sin contar con las necesidades básicas para eventos de esta magnitud.

Publicidad

Con capacidad para 22 mil espectadores, la arena de Iztacalco había funcionado como uno de los escenarios para las competencias de los Juegos Olímpicos de 1968. Posteriormente, fue convertida en una sala para exposiciones, aunque realmente cayó en desuso.

Rumores alrededor de los primeros conciertos en el lugar mencionan que McCartney fue quien dejó telas para que fueran colocadas en la parte superior y así intentar mejorar la condición sonora. Algo que en lugar de impresionar denotó la mala calidad del sonido.

Lo cierto es que la mayoría de los espectáculos no suenan mal, ¿pero cómo hacer que el Palacio tenga buena acústica? Platicamos del tema con René Sotelo Vega, Ingeniero de Audio egresado de Meyer Sound y la Escuela de Música G Martell , quien además de haber trabajado con Myst My Soundtrack, Héctor Ortíz y el Grupo Yndio, cuenta con certificaciones de Allen & Heath, Yamaha y Avid.

¿De dónde surgió el nombre de “Palacio de los Rebotes”?

Según cuenta René, los factores para una buena acústica son varios. “Consideramos el tiempo de reverberación dentro de la sala, las frecuencias de resonancia, morfología del lugar, los materiales con los que está en contacto directo el sonido”.

Ahora en español…

El tiempo de reverberación se refiere al tiempo que tardan en desaparecer las reflexiones de la interacción entre el sonido y las diferentes superficies. Las frecuencias de resonancia son aquellas que de acuerdo al lugar, se incrementan en volumen”.

Continúa: “En el Palacio de los Deportes los materiales, tanto del piso, paredes y techo son inadecuados; encontramos concreto, láminas de metal, entre otros. El techo, al ser cóncavo, genera una concentración en las reflexiones y el piso al ser de concreto las manda a todos lados”.

Y sí, “por eso le llamamos 'el Palacio de los Rebotes'”.

La solución:

“El Palacio de los Deportes suena mal debido a que en su diseño jamás se tomó en cuenta la cuestión acústica, y la única razón por la cual se usa para conciertos es su gran aforo”.

Si bien cada artista trae un equipo diferente, los responsables del sonido pueden hacer maravillas. “El plan de acción podría ser, de entrada, hablar con la producción para poner material acústico en el Palacio, tema que dependiendo del artista y/o producción se concreta o no, pues eleva el costo de la producción y muchas veces no es rentable”.

¿Y entonces?

Aunque el mismo lugar ya ha puesto una especie de cortinas, no es suficiente, por tanto, operar a una presión sonora moderada es prescindible para mejorar la inteligibilidad del concierto . Preferentemente, si pueden agregarse materiales porosos al lugar, ayuda bastante”.

Entonces, fanáticos mexicanos, pueden tranquilizarse. Las bandas importantes siempre cuentan con un buen staff y por tanto, aunque no encontremos materiales de construcción como en un estudio de grabación, vale la pena pagar para ir a ver su show favorito.

Series, eventos, música y más...
Recibe lo que debes saber del entretenimiento.

Publicidad