Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Nuestras Historias

Publicidad

Los grandes logros y errores de 'Glass'

El director M. Night Shyamalan por fin cierra su trilogía de superhéroes y esto es lo que opinamos sobre la película final.
La Bestia
En Glass, las personalidades de James McAvoy ahora son más: un tejano, una chica sexy, un latino... etcétera.

En Glass , Shyamalan enfrenta a su héroe y villano de la trilogía, David Dunn (el hombre indestructible de Unbreakable) y Mr. Glass (ese fanático de los cómics de huesos frágiles), quien será apoyado por Kevin Wendel Crumb (el joven de Split que posee múltiples personalidades, una de ellas 'La Bestia', que lo dota de fuerza sobrehumana). Sólo que esta vez, ellos estarán cautivos en una institución mental a cargo de una doctora que los hará dudar de esas habilidades que los hacen creerse especiales.

James McAvoy vuelve a lograr

En Split (2017), el irlandés sorprendió al dar vida a Kevin Wendell Crumb, un joven “secuestrado” por 24 personalidades tan disímiles como un hombre obsesionado con el orden, pasando por un diseñador de modas y una inglesa de refinadísimos modales, hasta un divertido niño de nueve años… etcétera.

En Glass verlo en pantalla es aún más disfrutable porque el número de personalidades aumentaron y el pasa de una a otra de forma tan sutil pro contundente que el espectador nunca tarda ni un segundo en reconocer qué personaje es el que está en “control de la luz”.

Es la película con más humor de la trilogía

Publicidad

Gran parte de las carcajadas que desata Glass son cortesía de las escenas de Edwig, la personalidad del niño de nueve años que interpreta McAvoy . Pero la película también cuestiona a través de sus personajes algunos elementos de nuestra época a través de los diálogos de sus personajes, como la fama de algunas estrellas de Instagram.

De igual manera, se mofa de las sagas de superhéroes y el cameo de M. Night Shyamalan es el mejor porque está conectado con el que él mismo hizo en Unbreakable, cuando David Dunn lo detiene en la fila del estadio porque sospecha que está vendiendo droga.

Mr Glass
Mr Glass

La trama no está al nivel de las anteriores

La promesa del tráiler de reunir a los tres personajes de esta saga en un psiquiátrico emocionó a los fans. Era interesante que ahora fueran ellos, los que tienen poderes extraordinarios que los hacen sentir que son superhéroes , quienes estuvieran cautivos. Sin embargo, a diferencia del descubrimiento existencial y evolución que tienen Casey, interpretada por Anya Taylor-Joy, en Split, el encierro no es un elemento que nos ayude a conocer a profundidad más de estos personajes complejos. La película se reduce a saber si ellos puedan escapar del psiquiátrico y quién vencerá cuando se enfrenten.

El final es sorpresivo, es flojo

Desde The Six Sense (1999), Shyamalan se labró fama por los finales sorpresivos de sus películas; algo que refrendó con Unbreakable, cuando revela que Mr. Glass ( Samuel L. Jackson ) es en realidad un villano, porque fue él quien causó el descarrilamiento del tren, matando a decenas de inocentes, en su afán por comprobar que existía un hombre indestructible, David Dunn (Bruce Willis), el único sobreviviente.

Mr. Gl
Mr. Glass

En Split lo volvió a lograr cuando en la última escena aparece David, dejando en claro así que ésta era la secuela de Unbreakable. Sin embargo, en Glass, el final no sólo carece del elemento sorpresa, sino que cae en un fácil recurso de guionismo: hace que los diálogos de uno de los personajes expliquen el significado de los sucesos de la trama . Resulta anticlimático después de los grandes cierres de sus predecesoras.

Newsletter

Has quedado suscrito al newsletter

Publicidad
Publicidad