Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Nuestras Historias

Publicidad

La espectacular dieta de Zachary Levi para convertirse en '¡Shazam!'

El actor basó su alimentación en la ingesta de 4 mil calorías diarias para ganar músculo y convertirse en el superhéroe de DC Comics
Zachary Levi
Zachary Levi en '¡Shazam!'

En su historia, ¡ Shazam ! lleva por nombre el acrónimo de los sabios. Salomón y su sabiduría, Hércules y su fuerza, Atlas con la resistencia, Zeús y su magnánimo poder, Aquiles le presta la valor y Mercurio la velocidad.

Con tanto poder, tanto mental como físico, era imprescindible que aquel que le diera vida en la pantalla grande intentara, al menos, lucir cercano a esto. Esa es la razón por la que el actor Zachary Levi se sometió a una dieta en la que su ingesta de calorías diarias era de casi cuatro mil.

“Cuando me dieron el trabajo, yo iba al gimnasio entre cinco y seis días a la semana. Al tratar de ganar masa (muscular), necesitas comer muchas calorías, entre 3 mil 500 y 3 mil 700. Pero deben ser calorías limpias, no pueden ser simplemente de Häagen-Daz”, contó el histrión, según la revista People .

via GIPHY

Publicidad

LEE: EL PASADO INCÓMODO QUE COMPARTEN 'CAPTAIN MARVEL' Y '¡SHAZAM!'

Según la publicación, fue justo la dieta y no el trabajo físico lo que más costó al intérprete.

“Sentarse y ser suficientemente disciplinado para ingerir todas esas calorías aún cuando no tienes nada de hambre… eso se siente como un trabajo en sí mismo”.

via GIPHY

Sin embargo, así fue como logró convertirse en el protagonista en la película dirigida por David F. Sandberg.

Desde siempre fui un chico muy pequeño que soñaba con ser superhéroe . Ese entusiasmo con el que me ves actuar en la película, mucho de eso, es simplemente mi entusiasmo natural porque eran las cosas que yo iba sacando de mi lista de pendientes”, contó.

Además de adquirir poderes, aunque fuera sólo en la ficción, “aprender a volar” fue otra de las cosas que el estadounidense de 38 años disfrutó.

via GIPHY

“Cuando rodé las escenas en las que tenía que aprender a volar, reproducía la canción ‘Learning to Fly’ de Tom Petty. Literalmente, cargaba mi Bluetooth boom box y lo tenía en el set todos los días y reproducía música aleatoria. Siempre iniciaré una fiesta musical cuando tenga la oportunidad”.

Newsletter

Has quedado suscrito al newsletter

Publicidad
Publicidad