Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Nuestras Historias

Publicidad

1984, la obra que reúne todos tus miedos tecnológicos

La obra adaptada de la novela de George Orwell te hace sentir observado y que el futuro en distopía (y apocalíptico) ya nos alcanzó.
1984 de George Orwell
1984 se presenta en el Centro Cultural Helénico.

La fascinación que el hombre siente por las obras distópicas se afianza en la saber que estamos muy cerca del abismo: nos atrae la posibilidad de que un futuro apocalíptico esté a pocos años de este día… si no es que ya lo estamos viviendo. Tan cerca y tan lejos.

Por eso, en el 50 aniversario de la publicación de 1984, de George Orwell, no hay mejor experiencia que ver la puesta en escena adaptada por Robert Icke y Duncan MacMillan, y presentada en México en el Centro Cultural Helénico.

Aquí, el público juega un doble rol como espectador: no sólo está presenciando una obra, sino que en cierta forma actúa como El Partido que imaginó el escritor británico en su novela.

En su obra, Orwell imaginó un mundo controlado por un partido hegemónico y dirigido por “El Gran Hermano”, que todo lo veía. A través de la telepantalla, los ciudadanos eran monitoreados las 24 horas del día. Lo mismo sobre el escenario. Los asistentes siguen los movimientos de Wiston Smith (Antón Araiza) desde todos los ángulos, incluso el cenital.

Obra 1984
1984 es protagonizada por Antón Araiza.

Una gran pantalla (la telepantalla) corona el escenario y muestra todo lo que escribe sobre el escritorio, los movimientos del protagonista fuera de las tres paredes, todo... Las cámaras siguen al protagonista en cada uno de los rincones donde se encuentra y las imágenes se proyectan a la audiencia.

Publicidad

La escenografía y vestuarios retro-futuristas logran lo que el autor imaginó para su obra, aunque seguramente sin saber que sería una puesta en escena en el siglo XXI.

Cuando el texto se publicó en junio de 1949, planteaba un adelanto a 35 años. En ese futuro, la gente tenía prohibido pensar, leer, asociarse e incluso la actividad sexual era regulada por el Partido. Lo que esta obra genera es un sentimiento de ida y vuelta en el tiempo. En la sala lo mismo puede ser 1949, 1984, 2019, 2984.

1984 obra
Robert Icke y Duncan MacMillan adaptaron esta obra de la novela de George Orwell.

En ese sentido, el gran acierto de José Manuel López Velarde como director, así como el resto del elenco, reside en lograr que el público se sienta incómodo ante el planteamiento de la obra, pero sin sentirlo lejano. Al salir de la función, el espectador le tiene más miedo a su pantalla inteligente que al comunismo que inspiraba la novela en su nacimiento.

Si acaso, y dados los dos años que el director invirtió en la planeación de este proyecto, se desearía que fuera aún más arriesgada –quizá y porqué no, hasta invasiva con el público-. Por momentos, el montaje se siente como una calca de lo que se presentó en 2017 en el Playhouse Theater de Londres. Aunque, en ese mismo sentido, se demuestra que México está a la altura de los grandes destinos teatrales, como la capital inglesa y Broadway.

1984 obra
La puesta se presenta de viernes a domingo.

Con eso nos quedamos en Life and Style, 1984 es una de las grandes obras que se esperaban en el país. En tiempos en los que los gobiernos hablan de “fake news”, en el que la tecnología nos controla, verse reflejados en un escenario recuerda la importancia de este arte.

1984 se presenta de viernes a domingo en el Centro Cultural Helénico, en cuya página puedes consultar los horarios, suponiendo que el Gran Hermano de internet no sepa que has leído esta nota y en unos segundos más te bombardeé con publicidad. Sí, siéntete observado.

Series, eventos, música y más...
Recibe lo que debes saber del entretenimiento.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad