Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Sonora: la intolerancia de México en el banquillo

En entrevista, Juan Manuel Bernal habla sobre su nueva cinta y el difícil tema de la intolerancia de la sociedad mexicana

Existen capítulos en la historia de México que todos quieren olvidar. Peor aún, hay momentos cuyo recuerdo la sociedad mexicana se empeña en negar su existencia eliminando todo rastro de ellos en la memoria colectiva.

Uno de ellos, eliminado de los libros de historia, son las campañas antichinas, un movimiento xenófobo y racista en el cual –con el pretexto del nacionalismo y aval del Gobierno–, cientos de mexicanos para expulsar y asesinar a miembros de la comunidad china asentada en nuestro país tras el porfiriato.

Este episodio poco conocido en la historia de México, junto con la deportación masiva de mexicanos por parte del gobierno de Estados Unidos, sirve de base para Sonora –película dirigida por Alejandro Springall y basada en el libro La ruta de los caídos de Guillermo Munro–, para retratar la intolerancia desde distintos puntos de vista y que, contrario a lo que creemos, las cosas no ha cambiado en casi 100 años.

Publicidad

Por ello, dice el Juan Manuel Bernal, una película como Sonora cobra vital importancia en estos tiempos.”Estamos en un momento de intolerancia absoluta, de cerrar los ojos a la compasión. He escuchado comentarios como ‘¡Que se larguen a su país! ¿Qué hacen aquí? ¿Nosotros por qué?’”.

“Que una película que se desarrolla en los años 30 del siglo pasado nos venga a decir quiénes somos hoy me parece muy importante”, remata Bernal a manera de reflexión.

Uno de los singulares personajes que busca llegar a la frontera es Sánchez –interpretado por el actor Juan Manuel Bernal–, comandante de una brigada antichina en Sonora influido por la ideología nacionalsocialista el cual, dice, representa al México actual.

“¿Por qué creo que mi personaje representa el México actual? Porque es el más intolerante de la película y sin embargo es un personaje que dice las cosas de tal manera que la gente se ríe de lo que dice y no es burla, es risa y es una risa nerviosa, de confrontación (...) Asumes que es una ocurrencia pero dice unas cosas muy fuertes”.

Sin embargo, y como cualquier ‘road movie’, el destino no es tan importante como el viaje. En Sonora, los personajes se enfrentan a las inclementes condiciones del desierto pero también con sus compañeros de viaje involuntarios. De la misma forma, el viaje diario que hacían los actores para llegar al set, grabada en el desierto El pinacate, implicó una transformación para Juan Manuel Bernal.

“Recuerdo, con llanto en los ojos varias veces, ver las cruces a lo largo del desierto y me preguntaba: ‘¿Qué necesidad había tenido esa persona a la que le habían puesto una cruz para salirse de su lugar de origen para tratar de cruzar el desierto y tratar de cambiar su vida?’”. Es exactamente lo que pasa ahora, sigue pasando, añade el actor en referencia a la migración en nuestro país.

Bajo la dirección de Alejandro Springall, Juan Manuel Bernal comparte créditos con Dolores Heredia, James Tobin, Joaquín Cosío, Giovanna Zacarías, Flavio Medina, Harold Torres y Carolina Molva, quienes forman parte de un grupo de 12 personas que por distintos motivos –tan diferentes como sus personalidades– deben llegar a Tijuana en Sonora, cinta que estrena hoy 6 de septiembre en las salas de cine mexicanas previo a su paso por el festival de cine de Morelia donde fue bien recibida por la crítica.

Series, eventos, música y más...
Recibe lo que debes saber del entretenimiento.

Publicidad