Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Estos son los objetos que definen al arquitecto Jose Castillo.

Es uno de los arquitectos más talentosos de nuestro país. Es fundador de arquitectura 911sc con Saidee Springall y actualmente es profesor invitado en la Graduate School of Design de Harvard.
Jose Castillo (Foto: Tanya Chávez)

“No creo en ninguna superioridad, ni virtud moral de la disciplina de la arquitectura. Lo que hacemos los arquitectos es ayudar a entender, a hablar y clarificar lo que significa pensar esos espacios desde otra perspectiva”, explica Jose Castillo sobre su oficio.

Objetos Jose Castillo
Objetos Jose Castillo

Publicidad
  1. Cocina Henrybuilt. El objeto favorito de mi casa es la cocina Henrybuilt. Es una marca de Nueva York que fabrican en Seattle. La directora es amiga nuestra, Juliana Morais. Henrybuilt mejor que ningún otro fabricante de cocina entiende lo que es hacer cocinas para gente que le gusta cocinar. No es una show kitchen, no es una cocina de trofeo, es una cocina para gente que usa la cocina. Tiene que ver con nuestra casa, es una casa de los 40, restaurada y la cocina entendía esa lógica cromática, material de entender que no tenía que ser todo brillante y todo despampanante, sino una cocina que tiene cierta gravita, cierto peso. La isla pesa, los contrastes de la madera podrían ser atemporales, y en ese sentido, Henrybuilt nos entendió muy bien. La cocina se ha convertido en el corazón de nuestras fiestas y reuniones. En nuestra vida social usamos mucho más la cocina que la sala. Es el lugar donde empieza la fiesta y termina. Es un lugar muy especial para nosotros.
  2. Atlas de México de Alexander Von Humboldt. En septiembre se celebró el 250 aniversario del natalicio de Alexander Von Humboldt y sigue siendo una figura importantísima en la manera en que pensamos nuestro trabajo urbanístico. Humboldt era simultáneamente científico, artista, explorador, dibujante, alpinista y político. El trabajo de Humboldt en sus libros y en particular el Atlas de México sigue siendo uno de los referentes claves para pensar el territorio. Como nuestro trabajo de arquitectura y urbanismo tiene que ver con México, Humboldt más que ningún otro referente es lo que más me mueve. Este Atlas con sus fantásticas cartografías, sus secciones de México a Acapulco, a Veracruz, a Guanajuato, sus planos del Valle de México, son una maravilla que ver, que tocar, que analizar.
  3. Asador japonés. Tengo una obsesión por Japón y este asador lo compré en la zona de Kappabashi en Tokio, que es donde se venden todos los instrumentos de cocina. Este asador combina dos cosas, la idea de lo cerámico, lo hecho a mano y la idea de lo que tiene que ver con el barro y con la tierra, y por otro lado lo vegetal que es el carbón. La idea de poder asar en la mesa una verdura, un pedazo de pescado, un camarón, un pedazo de carne también genera una dinámica social muy interesante. Esos asadores nos conectan con lo mejor de Japón pero también con lo mejor de la comida, que es una actividad social.
  4. Cafetera Slow Drip de Kinto. Descubrimos en Japón la tercera ola del café, la teoría de que el café es como el mejor whisky o el mejor vino. No puede ser pensado como un commodity, o algo que vas a una cafetería y es lo mismo en Seattle, en México o en Kyoto. Lo que me pareció increíble de estas cafeterías de tercera ola en Japón es que había que tomarse el tiempo para preparar el café. Esta cafetera con un filtro de bronce muy bonito, requiere cinco minutos para prepararse una taza. Ese acto del proceso de hacerte un café y de ver cómo a una temperatura determinada el café funciona de una forma que a otra temperatura determinada y que el tiempo importa, se vuelve también reflejo de lo que es grande en Japón y de la cotidianeidad de tomarse tiempo para hacerse esa taza.
  5. Bolígrafos Caran D’Ache. Creo que este bolígrafo es como una especie de contrapropuesta a la obsesión que tienen algunos arquitectos con las plumas fuente. Yo pienso que el bolígrafo es uno de los grandes inventos de la humanidad y en particular estas plumas de Caran D’Ache son un lujo. Tienen peso, dimensiones y tecnología increíble. Esta colección además que se hizo con Paul Smith y que son una serie con todos los colores, es enorme. Paul Smith es mi diseñador favorito y estas plumas son un lujo tenerlas. Tengo en la casa, en la oficina, las llevo de viaje… Siempre tengo redundancia de plumas de Caran D’Ache.
  6. Backpack Paul Smith. Por azares de la vida viajo mucho. Viajo a mis clases en el extranjero, viajo por trabajo y también viajo mucho por placer. Este backpack de Paul Smith es lo mejor de un backpack urbano. Puedo llevar una laptop, mis cuadernos, mis plumas, papeles para una reunión o me lo puedo llevar a un viaje de quince días, ya sea de trabajo o de placer. Esa idea de estar, otra vez, con la flexibilidad de movimiento es algo que me gusta mucho.

7. Sonos Move. En la oficina podemos tener una experiencia colectiva de escuchar la música. No es lo mismo que haya 45 personas escuchando distinta música en sus audífonos que todos escuchando una misma canción. Eso tiene valor para construir comunidad y conectar de formas que la aislamiento del audífono no lo hace. Tengo la suerte de vivir a 12 minutos caminando de la oficina y la idea de poder mover la bocina cuando tenemos una comida en casa o regresar a la oficina hace que Move se vuelva parte central de eso. Nuestra casa tiene una terraza en el tercer piso y un patio abajo, tomando en cuenta que nos gusta mucho cocinar, la idea de poder mover la bocina en estos tres niveles se vuelve central. Ms hijas que son también absolutas fanáticas de la experiencia acústica, la idea de poder compartir y hasta arrebatarnos la música es algo que nos ha dado la bocina de Sonos.

Series, eventos, música y más...
Recibe lo que debes saber del entretenimiento.

Publicidad