Sacha Baron Cohen: el maestro de la comedia

Platicamos con este gran actor a propósito del estreno de su película The Brothers Grimsby
-
Getty Images  -  (Foto: Getty Images)

Polémico. Vulgar. Cómico. Espectacular. Cualquier concepto que intente cuadrar su estilo de humor, Baron Cohen terminará por destruirlo. Sacha ha logrado poner en la pantalla algunas de las escenas más osadas de la historia del cine y quienes vean su más reciente cinta,
The Brothers Grimsby, descubrirán que sigue probando los límites de cuán lejos puede llegar como el maestro de la comedia que es. Este estudioso de los Monty Python parece tener mucha tela para seguir bromeando.

Da la sensación de que en verdad no conoces la vergüenza...

Sí, me avergüenzo y también soy humano, pero no frente a la cámara.  Me enojo, me muerdo la lengua, me pego duro, pero lo único que me funciona es creer que de verdad soy el personaje. Ésa es la mejor fórmula para no sentir vergüenza.

¿Es válido reírse de todo?

Es un tema de todos los días. Siempre pensamos en una broma que nos hace reír a todos y enseguida nos preguntamos si podemos hacerla o no. Luego viene una discusión sobre si es moral burlarse de algo así, si estamos yendo demasiado lejos o no. Hay bromas en las que nos tenemos que asegurar que las estamos planteando de la manera apropiada, como las de estereotipos raciales. Cuando te dedicas al humor tienes que prestar atención a no cruzar ciertas líneas.

¿Tus comediantes favoritos?

Para empezar, Los Monty Python. La primera película que vi, en los hechos, fue La vida de Brian a los ocho años. Y luego Peter Sellers tuvo una enorme influencia en mí, porque él hacía estos personajes divertidísimos que a la vez eran completamente creíbles. Y luego hubo un comediante en Inglaterra al que conocí que se llamaba Peter Cook, un maestro de la sátira.

¿Te resulta cada vez más difícil que los estudios financien tus películas?

Sí. Los estudios se muestran más reacios a los proyectos riesgosos. Por lo que las apuestas fuertes han pasado al mundo de la televisión.
Me pregunto si ahora hubiera llevado Borat a un gran estudio me lo hubieran aprobado o si me hubieran pedido que le cambie el nombre a Kazajistán e invente un país ficticio.

¿Evolucionó tu sentido del humor?

Mi estilo de comedia es delirante. Y si da la impresión que mi humor se vuelve más y más extremo, no es mi intención. A veces no creo que algún idiota me dé el dinero  para proyectos como El Dictador. Delirio total.

También podría interesarte

Ahora ve
¿En Islandia te pagan por casarte?
No te pierdas
×