Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Nuestras Historias

Publicidad

La vida de Lewis Hamilton fuera de la Formula 1

El nuevo embajador de Tommy Hilfiger nos comparte su vida y estilo lejos de las pistas.
Lewis Hamilton
Lewis Hamilton Nuevo embajador de Tommy Hilfiger (Foto: Cortesía Tommy Hilfiger)

¿Qué seguirá después del retiro para Lewis Hamilton ? Es una pregunta que muchos se hacen, en especial cuando el piloto de Fórmula 1 lo ha ganado todo, absolutamente todo en su carrera.

Mientras la fecha llega y el británico sigue dominando las pistas, se estrena como imagen de Tommy Hilfiger , y en entrevista exclusiva con Life and Style asegura: “Me encanta arriesgarme en la moda, ir por todo, por lo diferente, con looks coloridos. Odio vestirme como el resto de las personas. Tommy es un visionario que usa mucho color... eso va perfecto con mi estilo”.

La vida de Lewis Hamilton es un tumulto de autos , moda y rock and roll que se dibuja entre su casa de Mónaco y sus visitas a Estados Unidos. Niki Lauda asegura que es el mejor piloto actual, el más talentoso y rápido, distinto a todos los demás: “Disfruta la vida de otra manera. Viaja por el mundo entre grandes premios. Tuitea a la menor provocación. Regresa y gana carreras”. Su espacio lo hace cada vez más fuerte. Collares, anillos, pulseras, tatuajes. Dicen que los pilotos huyen, en cuanto pueden, de los eventos sociales. El británico no. Asiste bien aceitado al compromiso que se le atraviese.

Cuando le preguntaron qué ingrediente prefería en una pizza a Hamilton, respondió que le gustaba el pepperoni, pero ahora prefiere la trufa blanca. El cambio también tiene que ver con su formación: “Crecí como un gran fan de N.E.R.D. y siempre he admirado el estilo único y cool de Pharrel. Es atrevido en todo lo que usa y se sale con la suya. Puede llegar a un evento de etiqueta vestido con lo que sea, menos un traje clásico... me encanta eso. Él me dio la confianza de hacer eso con mi look”.

Lewis Hamilton
Lewis Hamilton
Publicidad

Es fanático del Arsenal, pero él sí sabe ganar. Un segundo lugar es el peor día de su vida. De 2013 a la fecha, Lewis Hamilton ha sido un piloto implacable, y el único capaz de vencerlo fue su anterior compañero de equipo, Nico Rosberg . En aquellos días marcados por la arrogancia, la disputa no sólo se originó en los talleres y el asfalto: la competencia también se trató de la declaración de estilo. El nuevo niño malo de los tatuajes y los aretes contra el hijo modelo de un excampeón.

El estilo de un campeón

Durante su primer año con Mercedes, le preguntaron si se sentía tan buen piloto como su carro: Hamilton lo negó y añadió que él era mejor. Desea que sus rivales estén en su mejor momento porque así es más doloroso cuando los supera. “La pasión por manejar está en el espíritu de todos. Pero tu estilo habla de cómo quieres vivir tu vida, cómo capturar tus sueños e ir tras ellos”, reflexiona. “También hay estilo en la manera en que manejas. Unos son agresivos y otros, relajados. Yo me adapto, conmigo la paciencia juega un papel importante”. Tiene hambre. Es un hombre de negocios.

Como todo deportista en la cima, tiene su propio logotipo: un par de alas soldadas en el centro sedientas de alianzas comerciales y puntos de venta. Es común escuchar que Ayrton Senna inspiró a muchos pilotos, y el diseño del casco de Hamilton no es la excepción: franjas amarillas con vivos verdes que recuerdan al piloto brasileño... al que, por cierto, ya superó en títulos. “Mi gusto también se refleja cuando diseño mis cascos; al final, es lo único que ves de un piloto cuando estás en el auto”.

En algún momento, el lujo se apropió de la moda callejera y Hamilton la llevó a la élite de los motores. A principios de este año, dijo necesitar un nuevo hogar porque ya no le cabían los cientos de pares de zapatos que colecciona. Un desastre para una vida perfecta que tiene que lidiar con un clóset personal tomado a totalidad por cajas de sneakers.

A veces luce como agente secreto inglés, con trajes a la medida y en todo tipo de telas. Pero cuando su cabellera es alaciada y fijada en sentido contrario a su frente, Lewis Hamilton sabe a Vanilla Ice. El peinado, los pantalones baggies bicolor, las camisas holgadas y arremangadas. Las cadenas doradas tan gruesas como los colgantes de Isaac Hayes. Incluso, sombreros tipo Homburg que recuerdan a Run DMC. Es amante del cuello de tortuga y nunca esconde la cabeza cuando se trata de visitar las boutiques más exclusivas de Londres y Los Ángeles.

Celebra con Justin Bieber en el podio de Montecarlo. Comparte tragos con Will Smith en Miami. Se pasea por las calles de Mónaco en un Zonda 760 LH bajo el acecho de los paparazzi. Asiste a las finales de la NBA en conjuntos enteros de gabardina de mezclilla deslavada, camisa polo con serpientes bordadas y gorra estampada. Hace unos arrancones con Usain Bolt en su Mercedes-Benz SL 63 AMG Roadster y el velocista grita aterrado: “¡Tratas de matarme!”.

Así parte de la vida del nuevo embajador de Tommy Hilfiger, quien buscará acaparar todas las miradas en la nueva temporada de Formula 1.

Entrenamiento, salud y accesorios
Recibe los mejores consejos para verte mejor.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad