Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Nuestras Historias

Publicidad

Esta es la dieta perfecta si manejas en vacaciones

Pasta, arroz y legumbres están prohibidos si pretendes manejar por horas en carretera. Aquí la dieta ideal para ser el conductor que quieres ser estas vacaciones.
SEAT_comida.jpg

Conducir en carretera no sólo requiere una atención extra para cuidar a los pasajeros, es necesario evitar la fatiga y tener una respuesta rápida ante las eventualidades que se presentan en el camino. El periodo vacacional nos pone ante muchas horas de conducción en carretera, y para cumplir esa tarea con responsabilidad, la comida puede ser un gran aliado.

Según estudios de la armadora SEAT, los viajes en carretera representan un desgaste energético de entre mil y mil 300 kilocalorías, por lo que el conductor no deberá abusar de los alimentos, y con una dieta de entre dos mil y dos mil 500 kcal por día podrá cumplir a la perfección la función, sin llegar a sufrir de cansancio o distracciones.

La doctora Mari Carmen López, de SEAT Cars, ha estudiado las conductas de los conductores y recomienda hábitos a desarrollar previo a largos lapsos frente al volante. “Nunca debemos ponernos al volante con el estómago vacío, ya que se pueden sufrir bajas de azúcar y mareos. Además, la sensación de hambre disminuye la atención porque estamos pensando en otra cosa”.

Publicidad

De acuerdo a López, las comidas abundantes generan somnolencia, pesadez de estómago, acidez y flatulencias, molestias que alteran la capacidad de concentración. Tras un almuerzo, por ejemplo, está demostrado que el rendimiento disminuye en un 10%. Por ello la especialista recomienda “aprovechar cada parada para comer en pequeñas cantidades, y aún así tras la principal, dar un paseo de 15 minutos o tomar una siesta para despejarse”.

Pero no tiene que ser cualquier alimento, y recomienda evitar los fritos y capeados, las salsas y el picante, el arroz, las legumbres y la pasta. Tampoco hay que excederse con los hidratos de carbono, ya que provocan pesadez de estómago. Además, se absorben rápidamente por lo que la sensación de hambre volverá enseguida. Los cítricos, la cebolla y también el jitomate, si bien son alimentos saludables, en exceso pueden provocar acidez, por lo que es mejor no abusar de ellos durante un día de conducción.

Se recomienda, en cambio, una buena hidratación. De acuerdo a un estudio de la Universidad de Loughborough ( Reino Unido ) y el European Hydration Institute, los conductores con un nivel de hidratación insuficiente cometen errores similares a los que tienen un nivel de alcohol en sangre de 0.8 g/l, como si hubiesen bebido más de cuatro copas de vino. Los más frecuentes son salidas involuntarias de carril, frenar demasiado tarde o rebasar la línea de acotamiento.

Según López: “la deshidratación puede derivar en mareos, vómitos y en los casos más extremos hasta pérdida de conciencia”. Por eso es clave beber, sobre todo con altas temperaturas, en cada una de las paradas.

Contrario a lo pensado, el café no es un buen aliado, pues si bien puede ayudar a despertarse, en exceso podría provocar nerviosismo.

Tampoco es bueno comer o beber mientras se maneja, pues es un distractor durante la conducción y podría genera un accidente. En Ciudad de México, comer o beber al volante se multa con 850 a mil 700 pesos y tres puntos de la licencia.

Aquí te dejamos una dieta que podría servirte para una jornada en carretera:

Desayuno: Dos rebanadas de pan tostado con jamón o queso; pieza de fruta; café o té.
Entre horas: Un sándwich de vegetales y agua.
Comida: Ensalada; carne o pescado a la plancha o al horno; fruta; agua y café o té.
Cena: Fruta, yogurt y agua.

Newsletter

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde

Publicidad
Publicidad