Dile hola al nuevo miembro de la familia Cuervo

Se llama Reserva de la Familia Reposado y se convertirá en uno de tus tequilas favoritos.
(Cortesía: José Cuervo)
Reserva de la Familia Reposado  (Cortesía: José Cuervo)

Soy un purista y, difícilmente, me gustan los tequilas reposados, añejos o extra-añejos. Siempre prefiero la fortaleza y redondez de un tequila blanco, su sabor puro, más concentrado al agave azul auténtico y no la combinación de maderas y colores que les da el añejamiento. Sin embargo, me llevé una gratísima sorpresa con el nuevo miembro de la Familia Cuervo y su tequila ultra Premium: Reserva de la Familia Reposado.

Este tequila conserva su fortaleza sin ser agresivo en boca. Conserva su transparencia sin perder su cuerpo, producto de reposar en tres diferentes barricas, lo que logra que en sabores y aromas se perciba la complejidad de las maderas que lo añejaron el tiempo necesario para tener un producto único. Una sorpresa.

Lo que halaga a la boca de este tequila es también su fin de boca prolongado y un muy bien balanceado sabor dulce-amargo donde se sienten muy claramente las notas de agave cocido y de roble tostado; de notas cítricas y ciertas notas a canela y almendra, pero sin perder esa parte que más se disfruta del tequila: su fortaleza alcohólica que habla de su origen: el agave azul.

(Cortesía: José Cuervo)
 (Cortesía: José Cuervo)

Ideal para tomar como aperitivo acompañado de una cerveza clara, muy ligera, que no opaque su sabor profundo; también para maridar platos de la comida mexicana como chiles en nogada, algún mole ligero, algún estofado o asado de res o, incluso, platos más arriesgados como lengua, hígado o cachete, donde equilibrará perfecto la parte grasa de esos alimentos, con sus notas alcohólicas bien balanceadas.

Ahora ve
Fragmentado, la película de terror psicológico más esperada del año
No te pierdas
×