40 señales de que la crisis de los 40 se acerca

Aún no entras en ella pero, quieras o no, vas para allá
-
Wild Hogs (Walt Becker, 2007)  -  (Foto: Wild Hogs (Walt Becker, 2007))

La conocida crisis de los 40 es una realidad para muchos hombres que ya no se limita a los 40 años: varios estudios han demostrado que empieza a los 35 y puede durar de 3 a 10 años. Así que todos preparados porque se viene duro.

Por el momento, te vamos a ayudar a detectar si te estás acercando.

Responde a la siguiente pregunta en cada uno de los casos y no te asustes si la respuesta es positiva: no todos los caminos llevan a una Harley que definitivamente no te queda bien, ni a un convertible con una güera de pechos operados incorporada. La crisis de los 40 se puede llevar con dignidad. Pero de eso hablaremos en otra ocasión.

¿Empiezas a...?

1. Desear una vida más sencilla, menos ajetreo, más calma.

2. Tener ganas de ir al Foro Alicia como en tu juventud a ver bandas que ni conoces pero que te recuerdan a cuando viste a Manu Chao en vivo.

3. Buscar a antiguas novias en Facebook.

4. Pasar tus tardes en agencias de autos llamativos y caros: Ferrari, Maserati, Porsche...

5. Ser activo en Twitter para que tus empleados piensen que eres muy digital.

6. Recontar historias de tu adolescencia excesivamente, para seguidamente empezar a dar consejos a la gente más joven que tú.

7. Sentir un ligero resentimiento ante los éxitos ajenos, sobre todo si el exitoso es más joven que tú. Entonces te preguntas cómo pasó el tiempo sin que hicieras todo lo que se supone que debías hacer.

8. Gastarte el dinero en "juguetitos" caros: moto, bicicleta, drones... De todo.

9. Sentir que todavía estás a tiempo de aprender a tocar la guitarra, la batería o algún otro instrumento con tintes rockeros. 

10. Inquietarte porque ya no tienes tanto pelo como antes. Y sí unas muchas canas más.

11. Inventar nuevas pasiones que no tenías. ¿Para qué te haces? Eso del paracaidismo no es lo tuyo.

12. Dudar de si has hecho algo para hacer de este mundo un lugar mejor.

13. Presumir lo guapo que eras de joven y que tenías una fila de mujeres interminable atrás de ti.

14. Ser más preocupón que antes; ante cualquier llamada de tus padres te imaginas lo peor.

15. Ir a las giras de reunión de tus bandas ochenteras favoritas.

16. Pedirle a tus hijos o sobrinos que llenen tu Ipod de música nueva, porque de pronto sientes la necesidad de estar al día.

17. Elegir destinos de vacaciones a los que fuiste de niño o adolescente, porque rememorar historias es la mejor parte.

18. Soñar con tu retiro y a la vez sentir que ése momento es algo muy lejano.

19. Ponerte un poco hipocondríaco cada vez que escuchas que alguien está enfermo.

20. Buscar síntomas médicos en internet.

Leer: Autos para hombres de verdad

21. Comparar tu apariencia con la de otros de la misma edad.

22. Pensar en teñirte tu cabello.

23. Dejar de decir tu edad en público.

24. Soñar con ser capaz de dejar de trabajar para irte a viajar por el mundo. Pero después te acuerdas de que tienes una familia en formación que depende de ti y te olvidas de ello.

25. Tomar vitaminas, omega-3, maca, chlorella y todas esas pastillas de superfoods que, aseguras, te hacen sentir revitalizado y joven.

26. Desear cambiar de amigos. Pero que nadie nuevo que conozcas te caiga tan bien.

27. Imaginarte cómo sería tu vida si dejas tu trabajo y abres un restaurante o un hotel boutique. Porque lo de vivir en una palapa, ya no.

28. Coquetear de manera vergonzosa y casi inconsciente con chicas 20 años menores que tú. No eres mala persona, sólo no lo puedes evitar.

29. De pronto pensar en la religión, de forma vaga, pero hacerlo. Porque las cuestiones existencialistas ya no son tan ajenas a ti.

30. Percibir cuando los políticos o líderes de negocios son más jóvenes que tú.

31. Contemplar hacerte injertos de cabello o cirugía plástica, sin contárselo a nadie.

32. Convertirte en un vampiro que no puede dormir por culpa de las preocupaciones laborales.

33. Tener las peores crudas de tu vida, te duran más de dos días y necesitas algo más poderoso que un Alka-Seltzer para que se te quiten.

34. Comparar constantemente tu éxito profesional con el de tus amigos.

35. Preocuparte de que una persona más joven te robe el trabajo.

36. Entrenar para triatlones y estar obsesionado con los ironman.

37. Darte cuenta de que tu mayor entretenimiento de la semana es ver True Detective.

38. Descubrir que sólo lees de verdad cuando estás de vacaciones. Porque por las noches o te quedas frente al televisor con el cerebro apagado, o te duermes.

39. Decirle a todos tus compañeros más jóvenes que no tengan prisa para nada, que aprovechen para quemar sus mejores años.

40. Leer esta lista entera.

También podría interesarte

Ahora ve
Esto piensan las mujeres mientras hacen sexo oral
No te pierdas
×