Conoce la totalmente renovada MV Agusta Brutale 800

Una moto destinada a dominar la autopista con sus 116 CV
-
Cortesía  -  (Foto: Cortesía)

La fábrica italiana de motocicletas MV Agusta, con sede en Varese, no utiliza ciertos adjetivos a la ligera. Nacida en 1945 como una empresa de aviación, reinventada para el mercado de la posguerra, llegó a ser comprada por marcas como Cagiva, Protón, Husqvarna o la mismísima Harley-Davidson, antes de volver a ser independiente. No parece irles mal entonces, pues sus creaciones de dos ruedas gozan de un respeto más que merecido tanto en la pista de carreras como en la carretera y, por ello, pueden bautizar sus motos con nombres potentes.

Así, uno de sus modelos más insignes y reconocidos es la serie Brutale, que comenzó a producirse en el año 2000 y que está compuesta por motocicletas del tipo naked.  Dichas obras de ingeniería eliminaban las tapas de modelos como la F3 800, volviéndolos mucho más ligeros y mucho más populares que sus antecesores.

De tal modo, la presentación de una nueva reencarnación en este 2016 de la Brutale 800 es una noticia destacada. Destinada a dominar la autopista con poca competencia en el camino, su fuerza radica en su cuerpo de 175 kg que alberga en su interior un furioso motor de tres cilindros con 798 cc. Esto le permite alcanzar la vertiginosa velocidad máxima de 237 kilómetros por hora y una potencia máxima de 116 CV a 11,500 rpm, números nada desdeñables y que son una de las cartas fuertes a la hora de ser elegida como la perfecta compañía.

No obstante, la potencia sin control no sirve para nada y en este aspecto la Brutale también se corona como la reina. Por consiguiente, un control de tracción de ocho niveles configurable, un ABS Bosch 9M de última tecnología o unas magníficas suspensiones Marzocchi y Sachs, aseguran poder sacarte de cualquier apuro que puedas encontrar en la carretera o controlar esos excesos de velocidad que tanto nos gustan a todos y que serán una constante provocación al tomar el volante de la motocicleta.

Tratándose así de una motocicleta baja, el conductor se encontrará sentado a unos 830 mm del suelo, algo que, sin duda, acrecentará la sensación de velocidad. Y eso es de lo que se trata, de sentir ese rugido en lo más profundo del alma del motociclista. Al fin y al cabo, hablamos de una motocicleta con reconocida inspiración estética en las street fighter de la década de los 90.

En conclusión, el lema de MV Agusta reza: "Pasión, construida con precisión" y, pese a las reminiscencias de descontrol y salvajismo de su nombre, esta motocicleta otorga a su conductor lo que promete: pura pasión.

También podría interesarte

Ahora ve
Andy Warhol llega al Museo Jumex en la CDMX
No te pierdas
×