Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Qué deberían hacer con la casa en la que nació de Hitler?

Donald Trump nos recordó que Hitler aún tiene admiradores, y la casa en la que nació se ha convertido en un lugar turístico para neonazis.
Casa donde nació Hitler
Casa donde nació Hitler Ausitria considera vender la casa donde nació Adolfo Hitler (Foto: Johannes Simon/Getty Images)

En días recientes se ha hablado mucho del líder fascista con un mensaje de odio que se propagó como pólvora, del político que violó derechos humanos a diestra y siniestra, del hombre que logró alterar al mundo entero.

No hablamos de Donald Trump, hablamos de Adolf Hitler. Las comparaciones son inevitables porque el presidente estadounidense comparte muchas características con el Führer alemán.

¿Qué hay de nuevo con Hitler si murió en 1945?

Publicidad

Aunque parece mentira, el edificio que alberga el departamento en el que nació Adolf Hitler el 20 de abril de 1889 –hace más de 127 años– sigue dando de qué hablar. Tras la llegada del presidente Donald Trump al poder, el sitio se ha vuelto un imán para neonazis.

La famosa construcción se encuentra en el pueblo de Braunau am Inn, muy cerca la frontera entre Austria y Alemania. Hay que recalcar que Hitler vivió muy poco tiempo en esa ciudad, pero el edificio siempre cargará con el estigma de ser el lugar exacto en el que nació el causante de la Segunda Guerra Mundial.

El miedo a que la casa callera en manos equivocadas y se convirtiera en un sitio turístico hizo que el gobierno de Austria fuer el principal arrendatario del lugar desde 1972, pero no logró ser el propietario. La dueña y descendiente de los dueños originales es Gerlinde Pommer y por décadas se ha negado a vender.


La memoria de Hitler está más viva que nunca

El año pasado, después de la ola de supremacía blanca que desató Trump (no sólo en Estados Unidos, sino en todo el mundo) el gobierno austriaco dijo que ya no negociaría por las buenas.

La medida fue drástica, pero determinante: se emitió una solicitud que demandaba expropiar el edificio porque “ninguna otra propiedad existente en Austria carga con un significado tan especial, global y político”. El parlamento lo aprobó y, como era de esperarse, Pommer no está de acuerdo.

Mein Kampf
Este libro de Hitler no se vende más en Alemania.

La dueña ya demandó al gobierno por sus acciones y sigue en veremos el futuro de la ‘casa de Hitler’. Hasta ahora, la mujer ha ganado más de 50 mil euros por ser propietaria y no parece que vaya a renunciar a ese beneficio, ni siquiera porque el lugar es un recordatorio más del nazismo y de uno de los periodos más tristes y dolorosos del mundo.

Además, hay quienes piensan que el edificio debe mantenerse en pie como recordatorio histórico del horror que causó Hitler en todo el mundo y no consideran que sea inteligente borrar las huellas de esa guerra.

Demuelan o no el edificio, la memoria de Hitler está más viva que nunca. Tanto que su libro Mein Kampf (Mi lucha) vendió 24,000 ejemplares en Europa el año pasado, y en unos meses saldrá una nueva edición.

Te enviamos estudios, noticias sobre ciencia y más
Recibe las información más relevante.

Publicidad