Así avergonzó el Papa Francisco a Donald Trump en su visita oficial

Algo quedó claro en la visita oficial al pontífice: para Trump fue un honor conocerlo, pero para el Papa fue una obligación.
Y Papa Fransisco
Trump y familia  Y Papa Fransisco  (Foto: Getty)

Este miércoles el Papa Francisco recibió a Donald Trump en el Vaticano. Fue la primera reunión cara a cara entre estos dos líderes y, según información oficial, las conversaciones entre ambos giraron alrededor del terrorismo y la paz mundial.

Donald Trump informó a la prensa que la reunión fue “fantástica” y que había sido “un honor” pasar tiempo con el pontífice. Sin embargo, el lenguaje corporal y otros acontecimientos durante la visita oficial demuestran que para el Papa la visita no fue tan positiva.

El presidente de Estados Unidos y el Papa Francisco tienen visiones distintas del mundo. Si quedaba alguna duda, el pontífice lo recalcó con sutiles señales que dejaron mal parado a Trump.

1. Los obsequios con mensaje


Según información de The New York Times, Donald Trump le regaló libros de Marthir Luther King al Papa Francisco, pero los regalos del pontífice al presidente fueron más trascendentales por su significado.

Los obsequios fueron: una copia firmada de su mensaje del Día Mundial de la Paz; tres escritos de su autoría, dentro de los que se incluyó la encíclica Laudato Sí: Al cuidado de nuestra casa común que habla sobre el medio ambiente; y una medalla con la forma de una rama de olivo que es un símbolo de la paz.

Con estos regalos –y sin tener que decir nada más– el Papa Francisco dejó claro que va en contra del mensaje de odio que Trump ha propagado, las amenazas nucleares que ha lanzado y su escepticismo frente al calentamiento global.

2. El rostro del Papa en una de las fotografías oficiales


¿Accidente o a propósito? La pose del Papa en esta foto ya le ha dado la vuelta al mundo y es aún más impresionante cuando se compara su reacción con la visita oficial de Barack Obama en el 2014.



3. La broma que realizó al conocer a Melania


Hay indicios de problemas en el matrimonio de Donald y Melania Trump. Éstos no desaparecieron ni en la visita oficial porque al llegar a Roma la Primera Dama rechazó el contacto del presidente al bajarse del avión.


Contrario al trato frío y distante del presidente con su esposa, cuando el Papa conoció a Melania decidió bromear con ella y hacerla reír un poco. A través de un traductor le preguntó si le daba de comer a Trump potizza (un pastel relleno de nuez originario de Eslovenia, el país de origen de la Primera Dama).

Eso sí, para Trump todo esto es fake news… y la visita fue perfecta.

Ahora ve
Canciones que este 2017 cumplen 20 años
No te pierdas
×