Cómo los libros impresos le ganaron la batalla a los e-books

Las estadísticas de los últimos años prueban que, contrario a lo que se creía, la mayoría de las personas prefiere comprar libros impresos en vez de digitales.
La impresión sobre lo digital
Libros  La impresión sobre lo digital  (Foto: Shutterstock)

Hace unos días, Amazon abrió una tienda en Manhattan, justo enfrente del Empire State. Esta sucursal no tiene nada que ver con las ventas en línea, sino que se trata de una librería.

Esta tienda será la onceava sucursal de Amazon Books dedicada a libros impresos, las otras están o se inaugurarán pronto en ciudades como: Portland, San Diego, Walnut Creek, Seattle, Chicago, Dedham, Lynnfield, Bellevue y Paramus.

Hasta la tienda digital más grande del mundo lo sabe: los libros impresos no han muerto y parece que no lo harán pronto.

Libros, ¿los nuevos vinilos?


La tendencia comenzó en el 2015 y se ha mantenido hasta la actualidad: la venta de libros físicos crece, mientras que la de e-books disminuye.

“Los lectores digitales fueron una categoría prometedora y alcanzaron su punto más alto de ventas en el 2011”, así lo explica Euromonitor en una nota de investigación. “Pero su éxito fue de corta duración”.

Print vs Online
 Print vs Online  (Foto: Shutterstock)


Según datos de Publishers Association de Reino Unido, la primera caída en el negocio de los libros digitales se registró en el 2015 cuando las ventas cayeron 1.6%. A la par, los libros impresos crecieron 0.4% en ese país. En Estados Unidos pasó algo más grave el mismo año, porque las ventas de e-books cayeron 14%, según datos de Association of American Publishers.

En México, la tendencia fue similar. De acuerdo a datos publicados por INEGI, 86.3% de los lectores nacionales prefirió un libro impreso ese año, 8.7% la versión digital y 5% ambos.

En la actualidad, la preferencia por las versiones físicas sobre las digitales continúa y los expertos creen que así seguirá, porque en un mundo dominado por la tecnología los libros impresos son un escape de las pantallas brillantes.

“Estamos viendo que los libros son un respiro”, así lo explica Steve Bohme, director de investigación de Nielsen Book Research UK, en entrevista para The Guardian. “Especialmente para los jóvenes que están tan ocupados digitalmente”.

Si para ti nada puede superar el olor de un libro viejo, no te preocupes porque si la tendencia sigue, esa sensación perdurará por muchos años.

Ahora ve
Fragmentado, la película de terror psicológico más esperada del año
No te pierdas
×