Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Un nuevo libro asegura que Hitler se refugiaba en las drogas

Una interpretación a las anotaciones del doctor de cabecera del dictador alemán pone el reflector sobre un ángulo poco explorado en los libros de historia.
Adolf Hitler
Adolf Hitler Una mirada diferente de la Alemania Nazi quedó al descubierto

Parece que todos los capítulos están escritos, cuando de Adolf Hitler y la Alemania Nazi se trata. Un nuevo libro pone sobre la mesa un aspecto hasta ahora ignorado por los libros de historia y que podría darle una nueva narrativa a los hechos: ¿Cómo los estupefacientes marcaron los acontecimientos del Tercer Reich?

El escritor y periodista alemán Norman Ohler, encontró en el archivo federal de Alemania, diversas anotaciones médicas de Theodor Morell, el encargado de cuidar la salud de Hitler. La exhaustiva revisión y su consecuente interpretación a estos documentos, tuvo como resultado High Hitler- Las drogas en el III Reich, un libro donde se expone el uso recurrente y creciente de ciertas drogas, particularmente de metanfetamina, por parte del líder germano.

Según el texto, más que supremacía y pureza aria, en las venas de Hitler corría química experimental alemana. Lo que Ohler encontró entre las notas de caligrafía ilegible, fueron algunas claves donde se habla de aplicaciones diarias, sustancias extrañas y dosis crecientes.Un total de 800 inyecciones a lo largo de 1,349 días", sin duda un nuevo perfil en la biografía del Führer, donde queda al descubierto la adicción a drogas duras.

Publicidad

Evidencia del consumo de barbitúricos y elevadas cantidades de cocaína, son algunos de los hallazgos. Sin embargo, llama la atención el apunte sobre la reunión de Hitler con Benito Mussolini en julio de 1943. Informes que se refieren a este encuentro entre los dos políticos, describen un comportamiento exacerbado y eufórico por parte del orador alemán quien logró convencer al italiano de no abandonar a las potencias del eje.

Adolf Hitler Nazi
La Alemania Nazi quedó al descubierto desde un punto poco explorado.

Detrás de este logro político, se encuentra un experimento del doctor Morell llamado "Eukodal", un analgésico sistémico emparentado con la heroína pero de un efecto mayor. El uso de sustancias psicotrópicas fue más allá de lo personal.

Inhibir el hambre y el sueño, así como producir estado de euforia, parecen situaciones convenientes para los hombres que libran la batalla en la primera línea de fuego. Las metanfetaminas comenzaron a distribuirse entre los miembros del ejercito alemán durante las campañas de conquista con el nombre de Pervitin. Una contradicción a todas luces. Mientras el régimen combatía públicamente el uso de drogas, distribuía entre sus soldados una sustancia potenciadora del rendimiento, resultado de la creciente industria farmacéutica “el laboratorio del mundo”, como se conoció al país del centro de Europa a principios del siglo pasado.

Aunque Norman Ohler alerta al lector sobre el uso de modelos interpretativos para la construcción de su libro, editado en México por Planeta: los datos y las perspectivas propuestas, sin duda, añaden nuevos matices ya sea al hecho histórico o a la leyenda.

Te enviamos estudios, noticias sobre ciencia y más
Recibe las información más relevante.

Publicidad