Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El día que Donald Trump tomó el té con la Reina Isabel

El presidente de los Estados Unidos está de visita en Reino Unido y cumplió uno de sus sueños de la mano de la realeza inglesa.
Isabel II y Donald Trump
Isabel II y Donald Trump La esperada reunión entre ambos personajes por fin sucedió.

Una de las reuniones más esperadas por fin sucedió. Donald Trump viajó a Reino Unido y la Reina Isabel II le haría los honores. ¿La cita? A la hora del té, algo que causó molestia en redes sociales. Los ingleses cuestionaban a la reina por recibir a Trump, otros la compadecían. Algunos estadounidenses ofrecían disculpas a su majestad por el presidente que tienen.

Todas estas protestas quedaron en redes sociales y en las calles de Londres, las cuales fueron resguardadas con un operativo de seguridad de 13 millones de dólares, desplegando a miles de oficiales en una operación que fue la más grande desde 2011 tras el temor por los atentados de las Torres Gemelas en Estados Unidos.

En Windsor la situación estaba en calma, pero con un gran número de policías pendientes de cualquier eventualidad.

En el patio principal del castillo, Isabel, vestida con sombrero y vestido azul y una pequeña bolsa negra, caminó por el patio principal. A su lado iba un mayordomo con un gran paraguas. Ahí, la Guardia Real la saludó y la Band of the Grenadier Guards tocó el himno nacional.

Publicidad

nullLa reina estrechó la mano de Trump, quien iba acompañado de Melania. El guardia dio el saludo real y entonces se escuchó el himno nacional de Estados Unidos. Al terminar, Isabel y Trump pasaron lista a las tropas de la Guardia de Honor.

Después siguió lo que Trump más deseaba de su visita a Reino Unido: tomar el té con la reina, el cual fue ofrecido en uno de los salones de Windsor.

Esta reunión no estuvo catalogada como una visita de Estado. No hubo una cena oficial de gala ni carrozas. ¿Una movida para no provocar más odio entre los ingleses? Probablemente.

A las 20 horas, Trump y Melania viajaron a Escocia, para dormir en uno de los campos de golf propiedad del presidente hasta el domingo. Su siguiente parada: Finlandia y una reunión con Vladimir Putin.

Publicidad
Newsletter

Has quedado suscrito al newsletter

Publicidad