Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La historia de la única estatua en la Luna

Obra del escultor Paul Van Hoeydonck, la única estatua en la Luna se trata de una figura llena de controversia y olvido.
Estatua
Estatua en la Luna

Pensaríamos que la única obra de arte que la NASA ha mandado a la Luna estaría llena de fama y le habría dejado una fortuna a su autor, pero no es así. La historia de “El astronauta caído” está llena de controversia y olvido.

En 1971 la Galería Waddell, que mostraba el trabajo del artista Paul Van Hoeydonck, contactó al comandante de la Misión Apollo XV, David Scott, para proponerle llevar una estatuilla realizada por el escultor a la Luna.

Scott lo consultó con sus superiores, quienes aceptaron, no sin antes imponer ciertas condiciones, como que la figura no tuviera atributos sexuales, raciales, que el autor permaneciera en el anonimato y que el material estuviera relacionado con los viajes espaciales.

Publicidad

LEE: A 33 AÑOS DE LA TRAGEDIA DE CHERNÓBIL.

Así, Van Hoeydonck realizó una figura de 8.5 centímetros, que representaba a un astronauta viendo a las estrellas. Cuando la misión le comunicó al presidente Richard Nixon la de llevar una estatua, al político le pareció buena idea convertirla en un monumento a los astronautas fallecidos en el programa espacial.

Así, la escultura obtuvo el nombre del “astronauta caído” y se colocó en la Luna junto a una placa con los 14 astronautas que hasta ese momento habían fallecido apoyando la idea de conquistar el satélite.

Luna
Luna

El memorial no fue dado a conocer hasta que la misión regresó a Tierra, lo que molestó a Paul, pues el sentido de su obra no era ese, sino que tenía una visión más artística, con mayor romanticismo.

LEE: FOTOS: TERRIBLE INCENDIO CONSUME LA CATEDRAL NOTRE DAME DE PARÍS.

Tras hacerse pública la estatuilla, el Museo Smithsoniano le pidió una réplica a David Scott. Ante la idea de que la obra estuviera expuesta en un museo de tal relevancia, Paul decidió salir de la oscuridad y dar a conocer al mundo que se trata de una de sus creaciones, lo que trajo una ruptura entre la NASA y el artista.

Las cosas se agravaron cuando la galería neoyorkina puso a la venta 50 réplicas. Fue entonces cuando la reputación de Van Hoeydonck fue a la baja, hasta casi perderse en el olvido.

Sin embargo, a casi 50 años del hecho, una galería alemana prepara unas réplicas del astronauta en su concepto original, de pie, mirando a las estrellas, lo que ha traído el nombre de Paul de vuelta a los reflectores.

Se espera que la NASA se pueda unir a las celebraciones cuando lleguen los 50 años de esa misión.

Te enviamos estudios, noticias sobre ciencia y más
Recibe las información más relevante.

Publicidad